Saltar al contenido

Los 10 mandamientos de Dios

Los 10 mandamientos de Dios fueron facilitados a la ciudad de Israel por medio de Moisés. La ciudad de Israel vivía en la esclavitud de Egipto y quedaba cerca del Monte Sinaí cuando de repente los truenos, centellas, un nublado espeso y el sonar de trompetas indicaban la presencia de nuestro señor Dios. Moisés se topó con Dios y los 10 mandamientos quedaron escritos por la mano de nuestro padre celestial, para que todas las personas del mundo los cumpla.

Estas ordenanzas de no harás, son indicadas para nuestra guía y protección. Dios, nuestro padre cariñoso, pretende suministrarnos sabiduría para impedir que tomemos decisiones que nos causaran daños y desgracias. Cuando leas y analices la lista de los 10 mandamientos que Dios nos dejo, recapacite en cuáles lograría hacer un mejor cumplimiento.  Esto te ayuda a vivir una vida completamente viva y libre de miedo, ansiedad e inseguridad si logras mantener estas leyes. En Éxodo 20 podrás disfrutar de esta bella historia donde moisés recibió las leyes de nuestro padre celestial.

Gozamos de las mejores leyes celestiales, pero el mundo terrenal es tan cruel que el ser humano ha creado leyes terrenales, para tener una mejor vida, pero nadie se da cuenta que las únicas leyes que te garantiza un mejor bienestar y una vida plena son las que Dios nos dejo por medio de Moisés.

Los 10 mandamientos de la ley de Dios

No tienes ningún otro dios antes de Dios

No te hagas un ídolo

No tomes el nombre del Señor en vano

Recuerda el día de reposo y mantelo santo

Honra a tu madre y padre

No matar

No cometer adulterio

No robes

No testifique ni tema el testimonio falso contra su vecino

No codicies

DIOS emitió todas estas bellas palabras, indicándonos que  él es el SEÑOR tu único Dios, el que te libro de Egipto, la tierra donde vivías la esclavitud.  También no hace referencia a que no debemos tener otros dioses al frente de Dios, si esto sucede tu castigo será severo. Es tan fácil seguir todas estas leyes pero nuestro orgullo y la vida diaria nos aleja por completo de Dios y su palabra. Cuando Jesús vino a este mundo lo hizo para salvarnos de nuestros pecados pero aun así no agradecemos su amor. Si deseas acercarte a Dios solo debes dedicarle un tiempo todos los días de tu vida. Los 10 mandamientos de Dios te pueden salvar de un mundo de perdición.