Saltar al contenido

Las bendiciones de Dios según la biblia

Una bendición es el hecho o palabras que cualquier persona puede decir. Pero cuando Dios bendijo al mundo lo hizo con amor puro y sincero sin importar la maldad que existiría en el. Cada vez que recibimos una bendición pura como el de una madre o un padre hacia su hijo, nos conduce al bienestar y la felicidad plena. En la Biblia, hay diversas palabras que habitualmente se vuelven como bendición. Esta bella imagen representa las bendiciones de Dios según la biblia.

La palabra judía es el lenguaje más popular para bendecir,  cuando una persona dice  barak, significar alabanza, felicitación o un saludo, e incluso se utiliza para reseñarse que vas a una condenación. En Génesis 1:22 se encuentra el primer suceso, cuando Dios consagró a las criaturas del mar y las aves, expresándoles que sean productivas y se multipliquen en la tierra.

Asimismo, en Génesis 28, Dios dio una consagración similar a Adán y Eva, añadiendo que ellos debían realizar el dominio referente a la creación. En Génesis 12: 1-3, indica cuando Dios convocó a Abram para marchar a la tierra prometida y el les prometió bendecirlo, incrementar su nombre y bendecir a todas las familias del mundo.

Las bendiciones están asociadas con la prosperidad y el bienestar, tanto para Abram como para todas las personas. En Génesis 22: 16-18, Dios vuelve a bendice a Abram, y dice que la bendición corresponde a los cumplimiento de los mandamientos de Dios.

Dios no fue el único que emite bendiciones. Cuando Rebeca decidió dejar a su familia para ser la esposa de Isaac, su familia la consagró haciendo, alcanzas para que su familia se bendecida y asi evitar que el enemigo caiga sobre ella. Esta bella historia la puedes leer con mas detalles en Génesis 24:60. Esta bella imagen representa las bendiciones de Dios según la biblia.

Otra expresión hebrea usada como bendición es esher, que igualmente se traduce como la felicidad. En Job 5:17 expresa  bienaventurado el hombre a quien Dios reprende, así que no debes despreciar la disciplina del Todopoderoso.

Esta bendición está enlazada con la comprensión de que Dios está trabajando para llevarnos al camino indicado. El escarmiento de Dios es en realidad un modelo de su amor por cada uno de nosotros, es como un padre o madre que educa y disciplina a su niño que juega en plena calle. El Salmo 1: 1-3 transporta ese argumento más allá cuando dice, bienaventurado el hombre que no persigue el consejo de los incrédulos ni se involucra en el camino de los pecadores.