Saltar al contenido

La limosna fue proclamada por Jesús

Cuando Jesús pasó por el mundo terrenal nos dejo grandes enseñanzas y una de ellas fue la limosna que ofrecemos a la iglesia. En si la limosna es un pequeño bien que es entregado como acto de caridad. Pero en realidad esta es la forma de pedir misericordia. Cuando una persona da  un donativo es porque su alma necesita ser limpiada. La limosna fue proclamada por Jesús ofreciendo un símbolo de paz y unión para pedir piedad a Dios.

La limosna es considerada como la tradición judeocristiana que se ha extendido por todo el mundo. En si aquel ser que es amable con los más necesitados esto aumenta la honra a Dios. Si siente que la limosna no fue proclamada por Jesús te invito a leer Proverbios 14:31; 19:17; 21:13; 22: 9; y 29: 7. Allí encontraras la repuesta a esa duda que te invades, veras como el hijo de Dios explica el porqué es tan importante.

Uno de los hechos más cautivadores plasmado en Juan 12: 6 fue cuando Jesús y sus seguidores ofrecieron su dinero a los pobres, ellos dieron todo lo que tenía solo con ver la felicidad de aquellas personas más necesitadas. La limosna fue proclamada por Jesús ofreciendo un símbolo de paz y unión para pedir piedad a Dios.

En Hechos 9:36 y Gálatas 2:10, también explica que las ayudas no solo deben ser dinero hay otras formas de hacer caridad. Como regalar ropa, alimentos, calzados y otros implementos de primera necesidad para el ser humano. La palabra limosna se encuentra nueve veces en el nuevo testamento y en Mateo 6: 1-4 aparece cuatro veces indicando que es un hecho real que debe ser realizado de corazón. Por eso el día que decidas dar tu ofrenda no grites al mundo que lo hiciste solo a Dios es quien le importa tu acto de caridad.

A lo largo de la palabra hay diversos parámetros que debes seguir a la hora de realizar tu ofrenda. Ten cuidado que tu limosna no sea vista por los hombres, si otra persona sabe lo que ofreciste no tendrás tu recompensa celestial. No permita que tu limosna toque trompetas frente a ti, como lo hacen las hipócritas de las sinagogas que solo quieren la gloria del hombre y no la del padre celestial. La limosna fue proclamada por Jesús ofreciendo un símbolo de paz y unión para pedir piedad a Dios.