Saltar al contenido

Jesús con los brazos abiertos

Diariamente las palabras se tornan tan familiares que absolutamente nos ahogan, lo mismo pasa cuando una persona se obsesiona por trasmitir la palabra de Dios. Muchas veces no piensa que es lo que realmente quieren decir. Hiriendo a la otra persona haciendo que esta se aleje de Dios. Por eso esta hermosa imagen representa a Jesús con los brazos abiertos. Cuando deseas aprender sobre Jesús y su paso por el mundo te invitamos a leer la sagrada biblia allí encontraras la repuesta a todas tus dudas sin tener la necesidad de que otra persona te llene de palabras vagas que no llegan a ningún sentido.

Muchas personas consideran que la apertura de los brazos de Jesús parece algo antinatural ya que Jesús les abre los brazos a todos sin importar sus pecados. Por eso persona tan humana como Cristo no existirá en este mundo, cuando afrontamos algún peligro o miedo siempre nos acongojamos y apretamos los brazos para que nadie más nos puede causar daños, cosa que no hizo Jesús después de su muerte. El nos espera con los brazos abiertos en el reino de Dios pero es importante ser puro de corazón para alcanzar la gloria. Te invito a leer 1 Corintios 16:23 es un hermoso relato que te hace recapacitar para entrar en conexión con DIOS.

Toda la vida de Cristo fue expuesta de muchas maneras. Llevándola por encima de todas las cosas siempre y cuando haciendo la voluntad de Dios. A menudo Jesús se aislaba de las multitudes apasionadas por él, incluyendo a  sus discípulos. Pero su alejamiento tenía algo especial, el buscaba un lugar tranquilo para rezar y hablar con Dios.

Eso le daba fuerza y entendimiento para ayudar a las personas que se encontraban en ese lugar. Siempre los recibía con sus brazos abiertos sin importar su condición. En si él estaba abierto a sus enemigos cosa que nosotros como seres humanos no podemos hacer. Esta hermosa imagen representa a Jesús con los brazos abiertos.

Jesús inclusive estuvo abierto a Judas aquel discípulo que lo traicionó y lo llevo a la muerte. Antes de que esto sucediera Jesús ya sabía que el seria su traidor, pero al hijo de Dios no le importo y lavo los pies de Judas, le dio de comer y beber del fruto bendito. Jesús vivía abierto a la voluntad de Dios ubicándolo en el puesto que hoy en día esta, desde allí nos ve y cuida de nosotros.