Saltar al contenido

Jesucristo y su padre José

Sabemos que José fue el padre terrenal del hijo de Dios. Pero en realidad hay muy poca información sobre su vida junto a Jesús. En la sagrada biblia no logramos encontrar ningún hecho infantil o cualquier evento que involucre a José con Jesús. El evento más conocido sobre su presencia fue en su nacimiento. En un relato en Lucas podemos ver la última vez que José  fue mencionado. Sabemos que fue carpintero y que enseño a Jesús a realizar ese oficio pero en su pasión y muerte nunca fue nombrado siempre se hablaba de su madre María quien lo recibió en sus brazos luego de morir. Jesucristo y su padre José marcaron una historia diferente en el mundo.

Se presume que José, falleció cuando Jesús vivía los mejores años de su vida, donde apenas se iniciaba en predicar la palabra. También se dio a conocer que María y José tuvieron más hijo luego del nacimiento de Jesús. Ellos llevaron por nombre Simón, José, Santiago entre otros.

El momento de la muerte de José no fue tan importante como se llega a pensar. El fue un hombre bueno que nunca desprecio a María por tener un hijo que no era de él. Luego de que el escuchara el mensaje que le envió Dios con los ángeles José acepto  dócilmente el papel de padre terrenal.

En Mateo 1: 24-25 podemos encontrar una bella historia sobre ese hecho, cuando José llevo a María a su hogar, considerándola como su esposa legítima en la cual esperaban un hijo junto. Siempre la respeto hasta que ella diera a luz al hijo de Dios. Jesucristo y su padre José marcaron una historia diferente en el mundo.

El último relato sobre José en el evangelio de Lucas corrobora que José fue creyente y seguidor de las tradiciones de su religión con su cumplimiento de la Pascua. Esto involucra que José fue un buen guía espiritual para sus hijos y su familia involucrando a Jesús. José expresó su honradez y disposición al ser sumiso a las leyes de Dios.

Hoy en día puede ser difícil aceptar la responsabilidad de un hijo ajeno pero en el mundo existen miles de niños con la falta de un cariño paterno. Si se te presenta la oportunidad de ser un padre sustituto y sientes dudas de serlo solo piensa en José quien acepto un hijo sin ningún problema. Jesucristo y su padre José marcaron una historia diferente en el mundo.