Saltar al contenido

Inicia el día con la bendición de dios

Iniciar tu día con una oración es una forma maravillosa de encaminar su atención y tiempo en buscar de un plan para Dios. Bien sea que estés necesitando fortaleza, descanso, ánimo o paz Dios consigue que encuentres  la manera más fácil tu objetivo durante el día. Por eso la importancia de la oración matutina.  Muchas personas indican que si inicia el día con la bendición de dios tu día será enérgico y atraerás la atención de las personas que te rodeas.

Si eres una persona que carece de la bendición de Dios y deseas cambiar tu forma de vivir puedes pedir a Jesús que te  enséñame a optar por un camino que te lleve cerca a él. Una vez que logres cada bendición Dios te enseñara a caminar con el, cada momento de tu vida. Muchas veces los pensamientos nos hace caer en el pecado lo ideal es pedir por la protección de nuestros propios pensamientos. Una forma de descansar de las malas cosas vividas durante el día es leyendo el hermoso relato plasmado en  Salmo 86:13. Esto hace que nuestra mente se relaje y encuentre el descaso que tanto necesita.

Dios nos ama tal cual como somos, nuestro señor nunca vera nuestro aspecto físico como lo hace las personas que nos rodea, si eres una persona racista y que maltrata verbalmente  a una persona por su condición, así inicies el día encomendándote a Dios tus objetivos no serán como lo espera porque tu ser se encuentra oscuro y es necesario un arrepentimiento de corazón para que logre esa bendición matutina. Si inicia el día con la bendición de dios tu día será enérgico y atraerás la atención de las personas que te rodeas.

Si logras leer detalladamente el Salmo 16: 8, allí refleja que Dios estará delante de ti y de cualquier ser, porque él se encuentra en las alturas y conoce nuestros pensamientos más profundo y sabe cuando realmente nos arrepentimos de corazón.

No hay nada mejor que iniciar un día en perfecta paz esto hace que tu mente este firme ante cualquier decisión porque estas confiando en ti mismo. Esta hermosa frase está plasmada en Isaías 26: 3. Pero para poder soportar nuestro día a día es importante tener el valor y el coraje para enfrentar el presente por eso lo ideal es preparar nuestro espíritu ante Dios antes de emprender un nuevo día.