Saltar al contenido

Dios es una sola religión

La base principal de todas las religiones es Dios y su creencia en el. Pero cada religión tiene diversas características que las diferencias una de otras. Hay religiones extrañas que no creen en nuestro padre celestial y son el taoísmo y el budismo también llamados como ateos. Aquellas religiones con muchos dioses son paganos y se ven desde antes de Cristo. Pero en realidad en el mundo terrenal y espiritual solo existe un Dios en que debemos confiar. En Juan 17:1, 3 hay un hermoso relato que nos dice que solo debemos creer en nuestro padre celestial. Dios es una sola religión no lo debemos involucrar en otras creencias extrañas.

Las religiones más conocidas por todo el mundo  son él, el cristianismo, judaísmo y el islamismo. Pero para Dios lo que le importa es que mantengas tu fe en el. No tienes porque aclamar otros espíritus para una vida plena. Recuerda cuando Jesús inclino su rostro hacia el cielo y oró a uno a quien llamó como su único Dios verdadero.  Luego dio a conocer el lugar principal que Dios se merece, al decir, padre santo, glorifícame a tu lado con la gloria que solía tener antes que viniera a este mundo.

Un relato real que quedo plasmado en Juan 17:5. Jesús pidió este lugar a través de la oración su mayor anhelo es estar a su lado luego del paso por este mundo tan cruel. Luego de que Jesús pidiera a Dios el lugar donde estaba el vivió su pasión y muerte pero fue al tercer día que logro subir al cielo, hermosa historia que la puedes disfrutar en Mateo 27:57–28:6. Por eso que Dios es una sola religión ya que su hijo antes de partir de este mundo oro con fe a él y le concedió lo pedido.

En Hechos 2:31, 32 se encuentra plasmado cuando Jesús les dijo a sus discípulos que ellos serán testigo de que existe un verdadero padre celestial y que vive en las alturas y cuando necesiten de mi solo deben hacer una oración con fe y recibirán grandes bendiciones.

La generalidad de las religiones tiene un dios que tienen características comunes y es nuestro padre celestial, pero Dios es un Dios celoso que puede castigar aquellas personas que no cumplan con sus mandamientos. Por eso en la historia de Moisés quedo plasmado que Dios castigo a su propio pueblo por la adoración de un becerro de oro, luego de haberlos salvado de una vida de esclavitud.