Una luz para los gentiles

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
la luz para los gentiles
Una luz para los gentiles
5 (100%) 1 vote

La promesa de la llegada del Salvador, fue cumplida por nuestro Padre Celestial con el nacimiento de Jesús, la Luz del Mundo

En algunas traducciones de La Biblia, vemos que son llamados  “Gentiles” a todos a aquellos que no eran judíos. Haciendo un análisis profundo de esta palabra “Gentil o Gentiles” vemos que la connotación que se utilizaba en el hebreo antiguo era la de naciones. Es decir, que todo aquel que era “Gentil” no era de la nacionalidad Hebrea o judío, sino que era de tierras extranjeras. Es por ello, que este vocablo llegó más bien a enfatizar la diferencia Espiritual y racial entre los israelitas y las diversas naciones paganas que los rodeaban (para muchos eran los idólatras, quienes no reconocían al verdadero Dios.)

En otros análisis realizados a profundidad, dice que la expresión “Gentil” viene de la palabra hebrea “GOI, en plural gôyim”, que tiene como significado: Pagano, extraño a Dios, sin pacto o promesa, contrario a Dios. Por lo que se puede afirmar que cuando alguien dice “Yo soy Gentil” está diciendo que es alguna o todas las definiciones arriba escritas porque sencillamente no tiene conocimiento de la Biblia y del significado de ciertas palabras.

Es por ello, que ser un “gentil” significa “no conocer a Dios”, y si no ha conocido a Dios, entonces no es su hijo si no que es parte de la creación de Dios o en otras palabras, una criatura de Dios.

Encontramos pasajes en la Biblia de cómo son algunas de las características de los “gentiles”. En 1 Tesalonicenses 4:5 (RV60) nos dice: “no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios”. En otras versiones encontramos palabras comopasiones sensuales, malos deseos sexuales”.

Los gentiles también tienen otra característica por ser contrarios a Dios, tienen su mente puesta en los placeres del mundo y solo buscan enriquecerse sin importar los medios ni las consecuencias.

Mateo 6:31-32 (RV60): “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas”.

En otras versiones, los gentiles también se les atribuye el término de “incrédulos

Los verdaderos hijos de Dios, se caracterizan por buscar  el reino de Dios y su justicia para que lo demás nos venga por añadidura (Mateo 6:33).

Cualquier persona que está sin el Mesías, Jesucristo, es un gentil y está en el mundo sin esperanza de salvación, alejado de Dios, sin ciudadanía, porque no forma parte del nuevo pacto realizado con la sangre de Cristo para el perdón de pecados, salvación y reconciliación con el Padre (Dios).

 

El apóstol Pablo fue llamado “el apóstol de los gentiles” ya que él fue quien recorrió más naciones fuera de Israel llevando el mensaje de salvación a los que no conocían a Dios. En la Biblia, está escrito uno de los más bellos mensajes de esperanza para aquellos llamados “gentiles”. Efesios 2:11-13 (NTV): No olviden que ustedes, los gentiles, antes estaban excluidos. Eran llamados «paganos incircuncisos» por los judíos, quienes estaban orgullosos de la circuncisión, aun cuando esa práctica solo afectaba su cuerpo, no su corazón. En esos tiempos, ustedes vivían apartados de Cristo. No se les permitía ser ciudadanos de Israel, y no conocían las promesas del pacto que Dios había hecho con ellos. Ustedes vivían en este mundo sin Dios y sin esperanza, pero ahora han sido unidos a Cristo Jesús. Antes estaban muy lejos de Dios, pero ahora fueron acercados por medio de la sangre de Cristo.”

No hay cosa más hermosa que ser un hijo de Dios, y no un gentil, para así poder disfrutar de la herencia ofrecida a través de los pactos y las promesas de Dios. Por eso nuestra fe y esperanza debe estar siempre puesta en Dios por medio de su Hijo Jesucristo. Es su decisión si desea ser gentil y obtener sus consecuencias espirituales, o ser un hijo de Dios para recibir una bendición eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *