Ver el rostro de Jesús

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
¿Qué te parece?

Muchas personas a través de los años cuentan y dan testimonios de su encuentro con Jesús, solo basta con buscar en internet o aún más fácil, en la Biblia.

El rostro de Jesús tuvo que haber irradiado tanta pureza y verdad que los que le conocían de verdad y reconocían su poder caían postrados a sus pies, buscando el perdón, buscando la sanación, buscando respuestas a sus inquietudes y aflicciones, buscando la oportunidad de ser libres del pecado y la maldad.

Ante su rostro y ante sus pies cayeron arrepentidas de sus pecados muchas personas, pero Jesús con todo su poder y majestad, nunca les desprecio sino que los levanto y les enseño como llevar un estilo de vida que agradara a Dios, quería demostrarle al mundo que él era el modelo a seguir, él es el camino,  la verdad y la vida.

Aunque también, muchos vieron su rostro y sus obras, y aun así huían de su presencia ya que no soportaban la luz de Dios; aquellos preferían estar en las tinieblas. Incluso fue rechazado por su pueblo natal en Nazaret, cuando estando en la sinagoga leyendo el libro del Isaias, les dijo a todos los presentes mirándoles a los ojos que la Escritura se había cumplido ante sus oídos (Lucas 4:14-21). Sin embargo, los presentes en la sinagoga se llenaron de ira y con rabia echaron de la ciudad  a Jesús (Lucas 4:28-30).

También la Biblia nos relata el episodio de un hombre rebelde el cual era perseguidor de cristianos que tuvo un encuentro directo con Jesus, pero al mirar su rostro, este hombre quedo ciego; de este que hablamos fue un hombre llamado Saulo de Tarso, el cual después de reconocer el poder de Jesucristo en su vida, paso a ser llamado Pablo, el cual fue el designado por Jesús a predicar la buena noticia de salvación a todo el pueblo que no era judío, podríamos decir que fue el misionero pionero encargado de predicar el evangelio de Cristo.

Otro episodio que nos relata la Biblia es el de aquel hombre endemoniado que se encontraba en la ciudad de Gadara el cual llevaba años viviendo en un cementerio, pero al ver el rostro de Jesús, daba gritos y se postro ante sus pies en señal de reconocimiento ante el poder del Señor.

Estos y muchos más momentos reales podemos encontrarnos en toda la Biblia, pero no solo allí, en el transcurso de los años la gente ha logrado tener la maravillosa experiencia de encontrarse con Jesucristo, aunque, es el mismo Señor Jesucristo que nos busca y nos encuentra ya que el vino a buscar lo que se ha perdido (Lucas 19:10).

Muchos dicen ver una luz y caen de rodillas ante Dios, otros conocen el rostro de Jesús por medio de su Palabra, otros por el amor de sus parejas, otros porque estaban hundidos en el fondo del pozo del pecado y no veían la salida. En cualquier situación, el Señor Jesús nos ve y nos rescata, tomemos su mano de Padre fiel ya que Él nos ama y quiere que seamos salvos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *