Resurreción de Jesús

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
resurreccion de jesus
¿Qué te parece?

A veces no tomamos conciencia de la resurrección de Jesús, vemos tantas imágenes de Jesús en la cruz que quizás perdemos de mente que el resucito ¡Jesús está vivo! Es fundamental recordar lo que Jesús hizo por nosotros pero esto no tiene que hacernos olvidar que El salió victorioso, resucito en el tercer dí­a y hoy está vivo, así lo prometió cuando dijo: … “Puedo destruir el templo de Dios y reconstruirlo en tres días” Mateo 26:61. En esto, Jesús no se refería a un templo hecho por manos de hombres, se refería a su propio cuerpo que es el templo del Espíritu de Dios.

Después de la crucifixión de Jesús, su resurrección nos muestra que aunque el diablo y la muerte creyeron que podrí­an vencerlo cuando Él se entregó por nosotros, el Poder de Dios siempre llega para arruinar los planes de Satanás y su festejo le duro muy poco, tan solo 3 dí­as y el resucito. La muerte no pudo retenerlo ya que él nunca peco más Jesús fue al Hades y llevar el evangelio de salvación a aquellos que en el tiempo de Noé fueron muertos sin haber conocido a Dios. Su resurrección nos trajo salvación ya que él vive, y por su causa es que estamos vivos.

Ahora que la presencia de Jesús vive en cada uno de nosotros, el sigue actuando con el mismo poder para seguir arruinando los planes que el diablo tiene para con nuestras vidas. Quizás te veas atrapado en una crisis y pienses que ya te venció, pero recuerda la resurrección de Jesús, ahora el más grande vive en ti y al tercer dí­a resucitó. Es un Dios viviente, un Dios poderoso e invencible el cual cualquier obstáculo no podrá detenerle. Recuerda esto: “no le digas al mundo lo grande de tu problema, dile a tu problema lo grande que es Dios”.

El poder que actúo en la resurrección de Jesús puede ser aplicado en cualquier área de nuestra vida. Todo lo que se fue queriendo poco a poco en tu vida, economí­a, familia, relaciones, felicidad, amor, debes entregárselo en manos de Jesús y él lo resucitara.

Comprender todo esto no nos puede traer más que felicidad, nos trae una paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7). No podemos seguir adorando a un Jesús muerto y vencido cuando Él está vivo, recordemos que la Palabra de Dios nos lo demuestra en Lucas 24:5: “… ¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?”

Después de presentársele a María Magdalena, también vemos que en Mateo 28:9-10 se le apareció a otras mujeres: “Jesús saludó a otras mujeres que habían llegado después de María Magdalena. “Y ellas pasaron y tomaron Sus pies y lo adoraron.” Jesús les dijo, “Y he aquí que Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies y le adoraron”

Como vemos, Jesús se mostró vivo  a las personas después de morir; ¡él está vivo!, y está sentado a la derecha de Dios Padre con gloria, honor y poder, por eso podemos adorar con confianza a un Dios que está vivo. Adorarlo sin recordar la resurrección de Jesús es como estar dándole la victoria al diablo ¡Fue Jesús quien gano! Celebra con el su victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *