Paseando junto a Jesús

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
paseo junto a jesus
¿Qué te parece?

Qué bonita serí­a poder pasear junto a Jesús, tal y como estos niños hacen. El realismo de la obra es impresionante.

“Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.»” Mateo 19:14.

“Les digo la verdad, el que no reciba el reino de Dios como un niño nunca entrará en él” Marcos 10:15.

Ser como niños delante de su presencia, es así como el Señor quiere que entremos en su presencia.; ser como niños para poder entrar en el reino de Dios. Entonces debemos reflexionar y preguntarnos ¿Cómo son los niños?

Un niño depende constantemente de sus padres, se siente protegido cuando está con ellos, sabe que con sus padres tiene lo necesario para estar tranquilo, sabe que su padre le dará seguridad en los momentos de miedo, sabe que en sus padres puede encontrar refugio en cualquier dificultad.

¿Alguna vez siendo niño te has perdido? ¡Qué alegría cuando tus padres te encuentran! Sientes que todo miedo y temor se disipa y la tranquilidad vuelve al corazón. Así mismo  sucede con nosotros cuando encontramos a Dios, somos como niños perdidos pero al volver al Padre Eterno, a la casa del Padre, nuestro corazón se llena de alegría y gozo, se vuelve un mar de sentimientos hermosos y el Padre eterno nos recibe con alegría en su casa.

Qué bonito es pasear con nuestros padres terrenales en un parque o en una plaza, compartir un helado o una golosina, jugar con ellos, reír y divertirnos hablando de tantas cosas, cuanto más es de hermoso pasear con Jesús.

Si creemos que Jesús es el Señor, que Dios los levanto de los muertos y lo aceptamos como único y suficiente salvador, entonces le estaremos abriendo las puertas de nuestro corazón a Dios. Ya lo dijo Jesús: “…Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” Mateo 28:20. Jesús quiere acompañarnos, quiere tomarnos de la mano como en esta imagen de estos niños paseando con Jesús, quiere platicarnos de sus cosas, de su plan para nuestras vidas, quiere escucharnos, consolarnos, vernos alegres y sonreír, levantarnos si nos caemos y darnos ese consejo hermoso de Padre que siempre tiene preparado para sus hijos, pero no solo basta aceptarlo como Señor y Salvador, sino ser niños obedientes y atentos a cada instrucción que Jesús tiene para nosotros. Uno de los mandamientos de Dios es: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da” Éxodo 20:12

Aun de adultos, debemos ser como niños, siempre dependientes del Señor ya que sin Él no somos nada.

Sin embargo, seamos niños que alegramos el corazón del Señor, así  ya lo dice su Palabra: “El hijo sabio alegra al padre, pero el hombre necio desprecia a su madre.” Proverbios 15:20

También como buenos hijos de Dios, seamos buenos hijos con nuestros padres terrenales: “Escucha a tu padre, que te engendró, Y no desprecies a tu madre cuando envejezca.” Proverbios 23:22.

Si somos desobedientes ante nuestros padres terrenales, la recompensa no será nada buena: “Al que maldice a su padre o a su madre, Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.” Proverbios 20:20

Seamos como niños obedientes, sin duda así Jesús va a pasear siempre con nosotros toda nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *