Para Dios no hay nada imposible

Para Dios no hay nada imposible
1 (20%) 1 vote

Para Dios no hay nada imposible. Desde el inicio de los tiempos Dios creó los mares y los cielos, con su inmenso poder ideó una manera en que la naturaleza lograra compenetrarse y por eso surgieron los árboles y las montañas. El universo debía estar alumbrado así que con su grandeza creó a la estrella más brillante de todas, el sol. No hacía falta mucho esfuerzo para ir entrelazando cada segmento de nuestro mundo pues para nuestro Padre no hay nada que supere sus habilidades divinas.

Luego, Dios se dio cuenta que faltaba vida en el planeta y por eso con amor y dedicación fue creando cada una de las especies que habitaban en aquel entonces, cada animal y cada ser vivo que nos podamos imaginar fue obra del mismísimo creador y de ningún otro. Para Dios no hay nada imposible y por eso en la Biblia se destacan los días en los que el Señor estuvo ocupado buscando la manera de crear el lugar perfecto para que lo habitaran sus hijos.

Entonces toda la armonía empezó a reinar en el mundo y todos los seres empezaron a interactuar de forma mágica pues eran inocentes si habían nacido de la mano de Dios quien todo lo puede. Entonces, ya casi culminando la mejor obra que haya existido jamás, pensó nuestro Padre que era el momento de que sus primeros hijos tocaran la verdosidad del paraíso que Él había ideado exclusivamente para ellos. Nació Adán y de su costilla posteriormente Eva surgió bella y única.

Para Dios no hay nada imposible, y por eso el mundo empezó a ser habitado por los dos humanos más puros que existían en el universo. Ambos estaban consagrados en la gracia de nuestro Señor y permanecían en libertad de seguir la palabra divina y convivir en paz en el paraíso. No había nada que Dios no le otorgara a sus hijos que con tanto amor y dedicación Él había creado. Incluso luego de ser traicionado por ellos, en su infinita verdad y misericordia les dio una lección para que aprendieran todo lo que habían perdido. Empezó entonces la habilitación de la tierra por otros seres humanos que partieron del vientre de Eva, todo posible gracias a Dios.

Entonces así fue iniciando la historia de la civilización en el mundo hasta que fueron pasando las décadas y los siglos, Para Dios no hay nada imposible y aunque el humano se volvió egoísta y las guerras estallaron, las pestes se regaron y la desdicha tocó aquel paraíso hermoso creado por nuestro Señor, Él siempre estuvo presente en todos los acontecimientos importantes tratando de guiar por el camino del bien a todos sus hijos, muchos los cuáles no sabían de su existencia o renegaban de la misma. Pero como Dios es infinito en bondad y misericordia aún y cuándo estamos muchos milenios más allá desde la primera vez que creó todo, Él sigue presente en nosotros y nos pide un espacio en el corazón donde siempre podamos escucharlo y nunca le olvidemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *