Padre Nuestro

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook616Share on Google+3Tweet about this on TwitterPin on Pinterest2Share on Tumblr0
Padre Nuestro
Padre Nuestro
4 (80%) 3 votes

En San Mateo 6:6-15 podemos ver que la oración que Jesús les enseño a sus discí­pulos es la misma que nosotros debemos aprender a modo de ejemplo o bosquejo para que podamos comunicarnos con el Padre.
El Padre Nuestro es una de las oraciones más conocidas, creo que todas las personas del mundo conocen esta oración y muchos de ellos la recitan sin siquiera saber su significado;  muchos la repiten muchas veces como si por repetirla el Señor accederá a nuestras demandas o a nuestros propios intereses. Pero tu  ¿Comprendes verdaderamente la magnífica oración del Padre Nuestro?

El Padre Nuestro va mucho más allá de ser una simple oración, no es algo que pertenezca a un ritual ni mucho menos, es el ejemplo perfecto de comunicación con Dios que nos dejó Jesucristo. ¿Podemos utilizar el Padre nuestro  para comunicarle algo a Dios? Claro que sí, pero más allá de eso, el Señor quiere que con nuestras propias Palabras le digamos nuestros problemas, inquietudes, tribulaciones, dificultades, alegrías, agradecimientos, en fin… El Señor Dios quiere una comunicación abierta y sincera con el Padre de las luces y gracias a Jesucristo, podemos tener esta comunicación directa con el Padre.

Si no sabes que decir a Dios con tus palabras, no te preocupes, solo ten la confianza de hablar tranquilamente y en paz con ese Padre maravilloso que está presto a escuchar (siempre y cuando estemos en obediencia y sujeción a su voluntad) ya que el Padre no responde a las oraciones que son injustos. “El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.” Salmos 51:17.

Ve con una actitud de humildad y reverencia ante el Padre en cada momento de oración, y si no sabes que decir, no te inquietes porque el Espíritu Santo en ese momento va actuar como lo dice su Palabra: “Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.” Romanos 8:26

Padre Nuestro: Jesús pudo haber dicho Padre mí­o, pero dijo NUESTRO porque él nos hizo a nosotros también hijos de Dios.

Que estas en los cielos: Aquí­ se expresa que Dios y su reino está en lo más alto del cielo y cubre todo el universo. Tan grande y esplendido, cubriendo a todo el mundo y sobre todas las cosas. Dios es así­ y mucho más.

Santificado sea tu nombre: Dar honra y gloria al nombre de Dios, el nombre de Jesús es tan poderoso que cualquier situación puede ser contrarrestada solo por nombrarlo. Pero se necesita de Fe, comprender que al nombrar a Jesús algo tiene que pasar.

Venga a nosotros tu reino: El Reino de Dios, la manera de hacer las cosas al modo de Dios, tiene que establecerse en cada uno de nosotros. Si estamos sujetos a sus principios y leyes, a lo que nos enseñó Jesús, todo el resto de las cosas tienen que sujetarse a nosotros, es así como el Reino de Dios entra en nuestras vidas.

Hágase tu voluntad: Pedirle al Padre Nuestro que haga su voluntad en nuestra vida es asegurarnos de que todo va a ir bien. Quizás no lo comprendamos pero es la forma más segura de vivir y alcanzar todo lo que nos propongamos.

Danos el pan nuestro de cada dí­a: Todos los dí­as necesitamos de la provisión de Dios, pero así­ también necesitamos del alimento para el espí­ritu: su Palabra.

Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a quienes nos ofrenden: “Porque si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, también el Padre Celestial les perdonará a ustedes. Pero si ustedes no perdonan a los demás, tampoco el Padre les perdonará a ustedes.” Mateo 6:14-15

No nos dejes caer en la tentación: Haznos fuertes en tu fortaleza para no caer en medio de tentaciones y pruebas.

Lí­branos del mal: Cúbrenos de todo mal, protégenos con tu vallado de ángeles.

Amen: así­ sea. Así­ lo pido, así­ será, que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *