El hijo de Dios

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban varios días para llegar a su destino.

Cuando María y José llegaron a Belén, no encontraron un lugar para poder pasar la noche. Ya que todas las posadas estaban ocupadas por otros visitantes. No tuvieron más que pasar la noche en un corral de animales. Los que presenciaron el momento indican que el lugar estaba repleto de heno fresco que fue utilizado como cama para la llegada del hijo de Dios.

Esa noche tan especial, nació Jesús. No contaron con una cuna, así que situaron al niño Jesús en un lindo pesebre, un corral que se usaba para encerrar los animales. El pesebre eventualmente tenía buen heno que le brindaba a Jesús buena comodidad. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Esa noche, varios pastores estaban en los huertos cerca de Belén, vigilando sus rebaños de ovejas. Un ángel se apareció y les conto la buena noticia de que el salvador del mundo ya había nacido. Luego de su nacimiento los pastores visitaban al hijo de Dios. Creyendo lo que los ángeles enviados de Dios había anunciado. De repente, un conjunto entero de ángeles surgió diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra, y los hombres de buena voluntad. Una vez que los pastores vieron al niño Jesús difundieron la noticia, y todos los que oyeron estaban maravillados. Esta hermosa imagen representa el hijo de Dios.

Un tiempo después, hombres sabios y magos de origen oriental,  vieron una estrella en el cielo indicando el nacimiento del nuevo rey. Desde ese momento emprendieron su viaje para llevar grandes regalos al hijo de Dios.

 

El hijo de Dios

Hace más de 2.000 años, llego a este mundo un ángel llamado Gabriel. El cual se le hizo presente a una linda judía llamada María. El ángel Gabriel le dijo a ella que tendría un hijo, por obra y gracia de Dios. Su vientre había sido elegido por ser una mujer de noble corazón. Ese hijo que ella llevaría en su vientre seria el hijo de Dios. María estaba tan confundida e inquietada por esta imprevista noticia, pero su fe era tan grande que ella confiaba en Dios. Esta hermosa imagen representa donde nació el hijo de Dios.

María y su esposo José, vivían en un pequeño pueblo llamado Nazaret. Como en ese tiempo los romanos eran los que gobernaba las ciudades tuvieron que viajar a Belén para poder ser registrados, ordenes del emperador romano Cesar Augusto. Ambas ciudades pertenecen a Israel. Pero debido al medio de transporte de esa época le tomaban va