Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús
5 (100%) 1 vote

Bonita estampa del nacimiento de Jesús, con sus padres terrenales, Marí­a y José.

¡Qué alegría!, una alegría doble, ya que como cualquier padre y madre, José y María estaban felices de ver a su niño nacer sano y salvo, aunque en la Biblia no lo especifique, podemos asumir que los padres terrenales de Jesús estaban realmente felices de ver a su niño nacer.

No solo estaban felices por ver a su niño nacer, sino que sabían que había nacido El Salvador, El Mesías. Pero, ¿cómo sabían esto?, a la luz de la Palabra lo veremos.

En el libro de Lucas 1:26-37 podemos ver que primero, un ángel, el ángel Gabriel se presento a María, que para ese momento era solo una joven comprometida con José y le dio el siguiente mensaje: “Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será muy grande y lo llamarán Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David. Y reinará sobre Israel para siempre; ¡su reino no tendrá fin! ”.

Luego, en el libro de Mateo 1: 18-25 ya nos dice que María, siendo aun virgen quedo embarazada por el poder del Espíritu Santo, de hecho, José pensaba anular su compromiso con María en privado. Pero un ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo lo siguiente: “José, hijo de David – le dijo el ángel -, no tengas miedo de recibir a María por esposa, porque el niño que lleva fue concebido por el poder del Espíritu Santo. Y tendrá un hijo y lo llamaras Jesús (que significa: El Señor salva), porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Dice la Palabra que José después de despertar obedeció tal como el ángel le había indicado.

Así mismo, el Padre eterno, Dios, estaba muy contento de ver su Hijo unigénito encarnado en un bebé. No podemos imaginar la alegría, pero la Biblia nos los ilustra en Lucas 2: 8-14; este texto nos relata el momento cuando un ángel del Señor se le apareció a unos pastores que estaban cerca del lugar donde había nacido Jesús; este ángel les dijo: “El Salvador – sí, el Mesías, el Señor – ha nacido hoy en Belén, la ciudad de David”. Después de dicho esto, se apareció una inmensa multitud, la Biblia nos lo revela como “ejércitos celestiales”; estos alababan a Dios diciendo: “Gloria a Dios en el cielo más alto y paz en la tierra para aquellos en quienes Dios se complace”.

Analizando este texto, podemos solo imaginar escasamente, la inmensa multitud de ángeles que celebraban y alababan a Dios por lo que había acontecido, El Salvador ha nacido.

Así mismo, en Mateo 2:7-10,  la Biblia nos relata la acción de unos sabios, los cuales fueron guiados por una estrella hasta Belén que los llevo hasta Jesús. Dice la Palabra que cuando ellos vieron la estrella ¡se llenaron de alegría!, luego entraron a la casa donde estaba el niño, lo vieron junto a María, su madre, y se postraron y  adoraron a Jesús.

Desde muchos años antes se anunciaba el nacimiento del Mesías, y que alegría sintieron cada uno de aquellos que recibía esa buena noticia, El Salvador ha nacido. Nosotros no podemos dejar pasar por alto esa alegría que sintieron nuestros antepasados, ya que ese mismo niño que vino al mundo hace muchos años, es ese mismo Mesías que está dispuesto a regalarnos la salvación por su misericordia. Gloria, honra y alabanza sean a Jesús El Salvador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *