Saltar al contenido

Jesús sana con su manto

Jesús sana con su manto
¿Qué te parece?

En el nuevo testamento podemos encontrar un relato donde muchas personas fueron sanadas con solo tocar el manto sagrado que cubría a Jesucristo. En Mateo 9: 20-22, Marcos 5: 25-34, Lucas 8: 43, podemos disfrutar de una historia encantadora donde la fe de una mujer desgarrada en sangre fue sanada con solo tocar la franja de la vestidura del maestro. Esto fue cuando una multitud esperaba con ansias al señor, todos imploraban ser sanados, pero la fe era tan grande que creyeron en Dios y sabían que si solo tocaban el manto de Jesús quedaban libres de enfermedad. Fue una día lleno de milagro, todos los que lograron tocar se le hizo bien, hecho plasmado en Mateo 14- 34-36 y Marcos 6:56. Jesús sana con su manto por el gran poder de Dios.

Según la ley Mosaico, Dios enseñó a su pueblo la relación de las esquinas o bordes de sus vestidos. Por ese motivo los judíos se le obligaban realizar borlas en los bordes de sus vestiduras a lo largo de sus concepciones. También se debía colocar un cordón azul en cada borde, esto es símbolo de un recordatorio de que eran el pueblo de Dios. Un pueblo lleno de fe quien guardaba los mandamientos, hecho que lo puedes disfrutar con mas detalles en Números 15: 37-41. De allí el poder sanador del manto de Jesús.

Cuando nuestro señor Dios habló y decidió hacer un pacto con Israel, el pensó en extender  los bordes de su vestido sobre esta tierra sagrada, hecho que lo puedes disfrutar en Ezequiel 16: 8. Otro hecho que expresa el poder del manto sagrado fue cuando David cortó un trozo del manto del rey Saúl y entrego el corazón de David para lograr el perdón de sus pecados hecho relatado en 1 Samuel 24: 5.

Tan significativos eran los bordes de la vestidura de un hombre judío en el viejo Israel, que en el antiguo testamento crea esta profecía en el Mesías haciendo referencia a las esquinas de su vestidura. Por eso que el manto que llevo Jesús durante su peregrinaje se convirtió en sanidad por el poder de Dios.

Como hoy en día el mundo ha cambiado y la creencia en Dios cada vez varía más. Ya nadie le da importancia a los bordes de la ropa de alguien.  Aunque en los evangelios está plasmado como un hecho impresionante, la fe en Cristo se ha perdido. Pero pronto esa fe aumentara. Jesús sana con su manto por el gran poder de Dios.