Jesús portando la cruz

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
jesus portando la cruz
¿Qué te parece?

Ver a Jesús portando la cruz lleva nuestra memoria a recordar todo lo que el Cristo padeció por amor a nosotros. Dice la Palabra (La Biblia) en Romanos 6:23 que  “La paga del pecado con la muerte” es algo que no se puede evadir y por eso Dios enví­o a su hijo a ocupar nuestro lugar para que nosotros podamos ser libres y todos nuestros pecados queden abolidos allí­, “Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.” Romanos 6:23
Cuando vemos a Jesús portando la Cruz y recordamos todo lo que el sufrió entregando su vida por nosotros, solo podemos agradecerlos y recibir ese perdón entregando, ahora, nuestra vida a él, de manera que podamos dejar morir junto con Jesús nuestro viejo hombre y resucitar con El en un nuevo ser libre de pecados. Jesús ya pago el sufrimiento que nos merecíamos, y como dice la Palabra de Dios en Colosenses 2:14 “Teníamos una deuda porque no cumplimos las leyes de Dios. La cuenta de cobro tenía todos los cargos contra nosotros, pero Dios nos perdonó la deuda y clavó la cuenta en la cruz.” Que maravilloso fue y es Jesús.

El perdón de pecados es algo que se torna muy confuso para algunas personas, pero esto no deberí­a ser allí­ ya que en esta misma imagen podemos ver como Jesús portando la cruz ha sufrido por nosotros la paga de todo lo malo que nosotros hicimos. Jesús ya nos perdonó, solo resta que tú ahora aceptes ese perdón, pero ¿Cómo? La respuesta es muy sencilla, después de ver a Jesús portando la cruz es necesario que sepas que Dios solo quiere que tu reconozcas tu pecado delante de Él y que te vuelvas de esos malos caminos, que termines completamente con todo lo que te une al pecado y que regreses a sus brazos que te esperan abiertos.

Tú ya no eres un pecador, Jesús portando la cruz te ha quitado esa naturaleza, no vuelvas a ella, reconoce lo que Cristo hizo por ti y agradécelo.

En la Biblia vemos ejemplos varios, donde encontramos a Jesús perdonando a personas que eran realmente pecadoras. Tal es el caso de la mujer que fue sorprendida en el acto de adulterio (relaciones íntimas con otro hombre que no fuese su esposo); Tal como nos lo relata el libro de Juan 8: 4-11, dicha mujer debía ser apedreada según la ley de moisés, la trajeron ante Jesús para ver qué respuesta daba, pero Jesús lleno del Espíritu Santo les respondió y dijo “El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra.” Después de dicho esto, cada uno de los hombres se fue retirando del sitio, dejando sus piedras en el suelo ya que reconocieron que todos eran pecadores. Luego de esto, Jesús le dijo a la mujer: Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella respondió: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Yo tampoco te condeno. Vete; desde ahora no peques más.

Es importante entender que Jesús nos perdonó, pero la instrucción es clara, “no peques más”.

Si ponemos nuestros ojos en Jesús, autor y consumador de la fe, encontraremos la fuerza para luchar contra el pecado que nos asedia. Recordemos, Jesús nos perdonó, pero debemos caminar en su luz para llegar hasta nuestro amado Padre, Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *