Jesús nos abraza

Jesús nos abraza
4.5 (90%) 2 votes

Jesús nos abraza cada vez que lo buscamos en una oración para darnos su apoyo y sus bendiciones en cuanto a lo que le pedimos. No hay nada mejor que saber que nuestro proyecto es cubierto por la gracia de Jesús ya que podemos estas seguro de que ira directo a la victoria porque de esta manera le daremos la Gloria a Dios; “Pon en manos del SEÑOR todo lo que haces, para que tus planes se hagan realidad.” Proverbios 16:3

Jesus nos abraza cuando tenemos temor para que abandonemos rápidamente esta sensación y podamos confiar que entre sus brazos siempre estaremos protegidos. El temor es pecado porque va en contra de la fe, por eso cuando tenemos miedo de algo Jesús llega para abrazarnos y hacernos recuperar la confianza en él. “En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios.” 1 Juan 4:18

Jesús nos abraza cuando buscamos su guí­a y le obedecemos, un abrazo de amor y confianza de él hacia nosotros haciéndonos saber que si le obedecimos en cosas pequeñas estaremos preparados para recibir aun cosas mayores. “Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra.” Deuteronomio 28:1

Jesús nos abraza cuando estamos tristes o angustiados para recordarnos que él tiene todo bajo control. Muchas cosas no la podemos controlar nosotros con nuestras fuerzas naturales, pero el sí, si confiamos en el todo ayudara para bien. “No se angustien por nada; más bien, oren; pídanle a Dios en toda ocasión y denle gracias. Y la paz de Dios, esa paz que nadie puede comprender, cuidará sus corazones y pensamientos en CristoFilipenses 4:6-7. “Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.” 1 Pedro 5:10

Jesús nos abraza cuando nos arrepentimos y le pedimos perdón por haber cometido algún error o le desobedecimos. Todo el que se arrepiente alcanza misericordia, pero necesita de un verdadero arrepentimiento, un cambio de pensamiento y acción rápida, es ahí­ cuando Jesús escudriña nuestro corazón y nos abraza para perdonarnos.  “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.” 2 Crónicas 7:14. “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” 1 Juan 1:9

En cada paso de nuestra vida que lo demos guiados por la Palabra de Dios sentiremos el abrazo de Jesús acompañándonos, protegiéndonos y cubriéndonos de bendiciones y poder. Tengamos la plena certeza de que Jesús nos abraza en cada momento que necesitamos y le buscamos en verdad y de corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *