Jesús niño junto a su padre

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Jesús niño junto a su padre
5 (100%) 2 votes

Muchas veces nos olvidamos que antes que Jesús supiera su condición de Hijo de Dios, fue un
niño. En esta ocasión, el autor Danny Hahlbohm, nos acerca un momento de la vida de Jesús
siendo niño junto a su padre terrenal Jose.

Danny, reconocido pintor americano que ha dibujado desde los 8 años de edad nos trae esta pintura como regalo de Dios a los hombres, así mismo el pintor describe su talento, que fue dado por parte de Dios a través de el para dar consuelo y paz a todos los que ven sus pinturas.

Este autor, tuvo una experiencia muy particular que lo acerco a Dios. El mismo narra que sufría de una terrible migraña y una noche de niebla salio corriendo y se arrodillo y oro al Señor pidiendo su ayuda y sanación. Dice el pintor, que se formo de la neblina un túnel que daba hasta el cielo y veía las estrellas brillar en el cielo; mientras esto ocurría, su dolor se alejaba cada vez más, hasta que mas nunca volvió aparecer dicha migraña. Desde ese preciso instante, Danny decidió dedicar su vida a Cristo, inclusive, con cada una de sus pinturas así lo demuestra.

Danny también fue un ex-militar, por eso encontraremos algunas pinturas de soldados, pero muchas haciendo referencia a ser soldados de Cristo.

Haciendo mención a esta pintura, hay evidencia Bíblica de que Jesús, como todo buen niño lleno del Espíritu Santo de Dios, tenía por alta estima a sus padres terrenales, José y María, ya que ellos lo instruyeron en conocimiento humano pero sin hacer a lo lado el conocimiento de Dios. Tanto es así que la misma Biblia lo menciona cuando dice “el niño crecía en sabiduría y estatura, y tenía el favor de Dios” Lucas 2:52. Otro hecho que nos narra la Biblia, que Jesús después de estar en una fiesta con sus padres, el mismo se fue a una de las sinagogas, dirigido por el Espíritu Santo sin duda, y una vez allí en la sinagoga, el
pequeño Jesús instruía a los conocedores y sabios de la ley de Dios, entablaba conversaciones amenas y captaba con sutil pero firme atención a todo aquel que le escuchaba hablar, tanto es así, que los maestros y sabios de la ley de Dios quedaban estupefactos por la gran inteligencia de Jesús en sus respuestas. Mas detalle de esta pequeña parte de la gran historia que engloba a Jesús lo podemos encontrar en la Biblia, en el libro de Lucas 2:41-50.

Jesús antes de levantar su ministerio en su adultez sin duda fue un niño, y aunque la Biblia no lo
dice, podemos deducir que fue un niño obediente, dulce, tierno, respetuoso, amable, cordial,
tranquilo, temeroso y fiel a Dios, con una luz que resplandecía en cualquier lugar donde estaba.

Estas y otras tantas características las mantuvo aún siendo adulto, entonces, esta actitud y
estilo de vida que tuvo Jesús tanto de niño como adulto, es la que nos invita a reflexionar en
aquella frase “nunca dejemos de ser niños” porque el que no es como un niño, no podrá ver el
reino de Dios (Mateo 18:3).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *