Saltar al contenido

Jesús limpia el templo

Jesús limpia el templo
¿Qué te parece?

En esta etapa de Jesús, expresa a la multitud que el templo o la casa de Dios se respeta, es un lugar que debe ser usado para meditar orar y sentir paz interior. Pero en ese momento al entrar al templo Jesús observa cómo hay un irrespeto ante ese lugar sagrado. Al ver que había diversos vendedores dentro del lugar, el tuvo el valor de desalojarlos del lugar, volcó las mesas de aquellas personas que vendían palomas, aves que deben ser libres y no son comerciales, en Mateo 21: 12-17, está plasmado esta eventualidad. Jesús limpia el templo, lugar ideal para meditar y estar en paz.
Las personas que tenían algún problema de salud se acercaron al templo para que Jesús limpiara sus pecado y ser sanado de todo mal. Los cojos y ciegos fueron los primeros en ser sanados. Los sacerdotes que se encontraban encargado del templo observaban con gran ira todo lo que Jesús realizaba. Ellos al ver como los niños entonaban “Hosana al Hijo de David” se indignaron aun más, y quisieron sacar a Jesús de ese lugar. Pero Jesús les dijo mi casa será nombrada casa de oración, y no será cueva de ladrones. Jesús limpia el templo, lugar ideal para meditar y estar en paz.
En el relato de Juan 2: 13-22, nos relata una historia similar a la anterior. Donde era la hora de la pascua judía y fue allí donde Jesús llego a Jerusalén. Al acercarse al templo principal de esa ciudad, Jesús vio como diversas personas lo utilizaban para vender ganado, aves y ovejas, otras personas se dedicaban al intercambio de dinero cosa que a Jesús no le agrado, lo lleno de ira y volteo sus mesas. Diciendo váyanse de este lugar santo. No convierta la casa de mi padre en un lugar vulgar y lleno de pecado. Los discípulos recordaron aquel relato expresado por Jesús donde el indica el celo por mi casa me consumirá, fue allí donde se dieron cuenta a que se refería. Jesús limpia el templo, lugar ideal para meditar y estar en paz.
Cuando los judíos vieron que Jesús destruyo su puesto. Dijeron puedes mostrar algún signo de que en realidad tienes la autoridad ante este lugar. El hijo de Dios solo dijo destruyan este templo y yo resucitare a los tres días de mi muerte. Juan indica que fue la primera vez que Jesús hablaba de lo que pronto sucedería. Jesús limpia el templo, lugar ideal para meditar y estar en paz.