Saltar al contenido

Jesús le da poder a sus discípulos

Jesús le da poder a sus discípulos
¿Qué te parece?

El poder de Jesús fue tan grande que le otorgo poder a cada uno de sus discípulos, pero para lograr esa misión el hijo de Dios tuvo que realizar cierto entrenamiento de fe en cada uno de sus seguidores. Jesús permaneció tres años preparando a sus doces discípulos. Siempre enfocando la fe en ellos, solo atreves de la fe lograron sanar y dar vida a muchas personas del mundo. Esto fue un acto milagroso que está plasmado en la sagrada biblia en los capítulos de Mateo 10: 1, Marcos 3: 14-15, Marcos 6: 7, Lucas 9: 1. Jesús le da poder a sus discípulos acto maravilloso para la gloria de Dios.

Los discípulos disfrutaron del éxito en sus ministerios de liberación y sanación. Muchas personas quedaron maravilladas al ver como Jesús había preparado a cada uno de ellos, en Marcos 6:13, Lucas 9: 6, Marcos 16:20, puedes leer con mas detalles algunas de las obras de los doces discípulos. Una vez que Pedro aumento su fe el logro caminar sobre el agua como lo hizo Jesús, hermoso relato que lo puedes disfrutar en  Marcos 14: 28-31. Si deseas aumentar la fe y hacer que Dios obre en ti solo debes aumentar tu fe y leer los hermosos pasajes que te brindamos en este blog.

En Lucas 10: 1 se encuentra el relato del triunfo de los Setenta, fue uno de los milagros más impresionante lleno de fe. Fue cuando Jesús envía a los setenta y le da órdenes de sanar a todos los enfermos de ese lugar. Cuando ellos quedaron sanados y libre de pecado le dio su reino, diciendo el reino de mi padre también será de ustedes cuando partan de este mundo, bello relato plasmado en Lucas 10: 9. Fue tanta la alegría ese día que los setenta le dicen a Jesús que hasta los demonios quedaron sujetos a él y tendrán miedo de su castigo en Lucas 10:17 quedo plasmado ese hermoso evento.Jesús le da poder a sus discípulos acto maravilloso para la gloria de Dios.

Hay relatos plasmados que indica los actos sobrenaturales luego de la ascensión de Jesús. Pedro fue un hombre humilde que no le preocupaba tener una buena posición luego de la resurrección de Jesús. Pero su deseo y pasión era sanar aquellas personas que lo necesitaba. Siempre poniendo el nombre de Jesús por delante. Su frase sanadora era en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Disfruta de la historia completa en Hechos 3: 8, Hechos 3: 1-10, Hechos 3:16.