Jesús junto a los niÑos

Jesús junto a los niÑos
¿Qué te parece?

En varios pasajes bí­blicos podemos ver a Jesús junto a los niños, el siempre los trato con mucha dulzura y los destaco ante todos reconociéndolos como personas humildes y débiles que serán los mayores en el Reino de los cielos.

Al ver esta imagen de Jesús junto a los niños y recordar cada uno de esos versí­culos donde describen el trato de Jesús hacia ellos, no podemos hacer otra cosas que tomar este ejemplo para saber como debemos tratar nosotros a cada uno de los niños de nuestro alrededor. Sin importar que se trate de nuestros hijos, nietos o niños que no conozcamos, Jesús nos manda a que los tratemos con ternura y amor.

Tan solo al imaginarnos a Jesús junto a los niños sabremos que no podemos tratarlos de otra manera. Actualmente podemos ver a muchos pequeños que sufren por ser maltratados por la vida o por los adultos, pero nosotros debemos ser diferentes y poder transmitirle a cada uno de los pequeños que se nos crucen el amor que Jesús tiene para con ellos.

Jesús junto a los niños debió ser puro amor y ahora que el se encuentra sentado a la diestra del Padre, los guarda desde allá arriba y vela por todos ellos.

Sabemos que quizás sea difí­cil poder complacer a los niños y que sus travesuras muchas veces colman nuestra paciencia, pero la próxima vez que esto suceda antes de reaccionar de mala manera ante ellos recuerda a Jesús junto a los niños y veras como todo cambia.

Como padres cristianos, nuestra meta, nuestra esperanza para nuestros hijos es que ellos aprendan a construir y mantener una buena relación con Jesús. Pero ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos a crecer para que sean verdaderos cristianos ? ¿Cómo podemos apuntar en la dirección correcta?

Una de las primeras cosas que tenemos que hacer para ayudar a nuestros niños a construir una relación con Dios es comenzar a hablar de Dios cuando comiencen a comprender. Señala cómo Dios creó los alimentos o las plantas en su jardín o en el atardecer y el amanecer.

A medida que maduran, explícales las leyes de Dios sobre la manera en que debemos comportarnos. En la Biblia podemos encontrar las instrucciones para hablar de los caminos de Dios cuando nos sentamos en nuestra casa, cuando caminamos, cuando nos acostamos y cuando nos levantamos. Eso más o menos cubre todas nuestras actividades para el día.

El punto es que dondequiera que estemos y hagamos lo que estamos haciendo, tenemos que aprovechar la oportunidad para hablar con nuestros hijos acerca de Dios y sus leyes . Esto debería ser una parte natural de nuestra conversación, nacida de una relación profunda y duradera que nosotros mismos hemos construido con Dios y estamos manteniendo.

Háblales  acerca de las cosas que Dios te ha dado. Cada familia vive diferentes circunstancias y disfruta de una variedad diferente de bendiciones. Explica a tus hijos las muchas bendiciones que Dios les  ha dado. Menciona algunas de estas bendiciones al dar gracias antes de las comidas. Esta es una buena forma de comenzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *