Jesús jugando con niños

Jesús jugando con niños
¿Qué te parece?

¿Has imaginado alguna vez a Jesús jugando con niños? Así­ como lo muestra esta imagen representativa, Jesús en su vida en la tierra siempre ha estado encantado de poder compartir tiempo con los más pequeños.
En varios versí­culos de la Biblia podemos ver como Jesús hace llamados a los niños para que se acerquen a él y a su camino ya que tiene muchí­simo amor para compartir con ellos.

Jesús jugando con niños es una imagen realmente dulce que nos anima a llevar a todos los niños que tengamos cerca a poder conocer quien en es verdaderamente Jesús para que él pueda comenzar a instruirlos y a guiarlos a una vida plena y en abundancia.

¿Quién no quisiera ser uno de los pequeños que aparecen en la imagen de Jesús jugando con niños? Pero nosotros también, sin importar la edad que tengamos o que ya hayamos dejado de ser niños fí­sicamente, podemos acercarnos a Jesús para compartir tiempo con él. Jesús nos pide que seamos como niños refiriéndose a la humildad de sus corazones, si nosotros logramos limpiar nuestras almas podremos acercarnos a Jesús a jugar con el de la misma forma que estos niños.

Las madres de estos chicos que aparecen en la imagen representativa de Jesús jugando con niños se encuentran completamente agradadas y felices ya que saben que sus pequeños no estarán en mejores manos que en las de Jesús. Así­ también nosotros debemos llevar a nuestros niños pequeños al camino de Jesús para que comiencen con esta vida de Fe desde temprana edad.

Encontramos en la Biblia dos pasajes que hacen referencia a llevar los más pequeños, a los niños, a los caminos del Señor, esto llenara sus vidas de sabiduría y conocerán el amor de Dios.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” Deuteronomio 6:6-7

Dirige a tus hijos por el camino correcto,  y cuando sean mayores, no lo abandonarán” Proverbios 22:6

La Palabra del Señor es abundante, infinita en sabiduría, y así como Dios Padre nos dice que no abandonemos sus mandamientos, de la misma manera nosotros siendo padres y madres debemos enseñarles cada momento que Dios tiene la respuesta a cada situación y está con nosotros para enseñarnos y guiarnos.

Hijo mío, obedece los mandatos de tu padre, y no descuides la instrucción de tu madre. Guarda siempre sus palabras en tu corazón; átalas alrededor de tu cuello. Cuando camines, su consejo te guiará. Cuando duermas, te protegerá. Cuando despiertes, te orientará. Pues su mandato es una lámpara y su instrucción es una luz; su disciplina correctiva es el camino que lleva a la vida.” Proverbios 6:20-23

Podemos tener la completa seguridad de que si ponemos a nuestros niños y niñas en las manos de Jesús serán totalmente cubiertos por el poder de su amor, y aunque crezcan, el Señor no los abandonara ya que han entregado su vida al Dios único y verdadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *