Jesús, en la gloria

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Jesus en la gloria
¿Qué te parece?

Esta hermosa obra de arte representa a Jesús en la gloria, al verla pasan muchas cosas por nuestra mente e imaginamos que se trata del momento en que Jesús resucito y subió a los lugares celestiales junto al Padre o bien, pensamos en Jesús en medio de la nube de Gloria de Dios.

El mayor anhelo de todos los cristianos deberí­a ser poder ver a Jesús en la Gloria, pero algunos de ellos creen que es algo imposible y al limitarse solamente a lo natural quedan con esa falsa idea sin pensar que Jesús nos dice en la Biblia que: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Todo aquel que crea que Jesús es el Dios hecho hombre y crea en su poder sobrenatural podrá verla Gloria de Dios.

 
Jesús le dijo esta frase a Marta cuando Lázaro habí­a muerto y ella no creí­a que él podrí­a resucitarlo. Hoy que piensas en Jesús en la Gloria, el mismo te vuelve a decir: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Si tu crees que él puede sanarte, si tu crees que él puede restaurar tu familia, si tu crees que puede arreglar tu economí­a, si tu crees que él puede hacer eso que a la vista de los ojos naturales parece imposible, podrás verla Gloria de Dios.

 
Dios hace las cosas que no son como si fuesen, Dios da vida a las cosas, Dios también quita la vida, Dios pinta amaneceres, Dios nos dió la naturaleza que hoy en día conocemos, como los árboles, las flores, la tierra, todo eso ya estaba creado desde los días de Adán y Eva en el edén, y allí se ve manifestada la gloria en Dios. Muchos Cristianos desean ver la gloria de Dios pero no se dan cuenta que si creen de corazón y en verdad en Cristo (Dios hecho hombre) ya verán la gloria de Dios manifestada frente a sus ojos.

 
Solo basta una mirada al cielo infinito, quien sino Dios pudo haber hecho el cielo tan hermoso, las estrellas, la luna, el sol, todas las constelaciones, todo eso obra de su inmensa sabiduría y poderío, y todas esas cosas creadas le alaban, el sol, la luna y las estrellas alaban a Dios por sus maravillas y su gloria. Los cielos proclaman la gloria de Dios y todo el firmamento anuncia la obra de sus manos (Salmos 19:1).

 
Para ver la gloria en Dios solo basta respirar, ya que por ese aire estamos vivos, por su aire, el soplo de su nariz nos da aliento de vida (Génesis 2:7).
Para ver la gloria de Dios solo basta con ver la alegría en un abrazo de hermandad, solo basta con ver sonreír a ese que has ayudado, solo basta con ver a esos niños felices lugar, ámense los unos a los otros como yo los he amado dice Jesús (Juan 13:34).

 
Para ver la gloria de Dios no hace falta morir físicamente, sino hace falta creer, no comentamos el error de muchos al decir “ver para creer”, mas bien digamos “yo creo para poder ver”, eso es tener fe, es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos, es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver (Hebreos 11:1).

 
Para ver la gloria de Dios solo basta con rendirnos a él, ya que por medio de Jesucristo podemos ir confiadamente al trono de la gracia, a fin de buscar el oportuno socorro (Hebreos 4:16). Cuando estamos en su presencia rendidos ante él, sin duda su voz habla y allí está presente la gloria en Dios.

 
El Señor nos ama tal cual y como somos, nos ayuda, también nos disciplina como buen padre, como el el mejor padre. Es por ello que debemos detenernos y pensar, la gloria de Jesucristo esta en todas partes del mundo, porque de una manera tan increíble Dios amó al mundo que envío a su único hijo a morir por todos nosotros, para que todo aquel que en el área no se pierda más tenga vida eterna (Juan 3:15), lo gloria de Dios esta a nuestro alcance, allí cerca de nuestro corazón y el Señor nos espera con los brazos abiertos.

 
La gloria de Dios no solo se vio manifestada en la ascensión de Cristo, sino de manera más significativa, cuando Jesucristo se entrona en nuestros corazones.
La obra de arte que representa a Jesús en la Gloria nos llama a meditar en que Jesús quiere mostrarse y manifestarse en ese problema o situación en tu vida que tu crees que no tiene solución, pero te dice que solo podrá hacerlo si tu verdaderamente le crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *