Saltar al contenido

Jesús, cordero de Dios

Jesus, cordero de dios
Jesús, cordero de Dios
3.5 (70%) 2 votes

Jesús, cordero de Dios Así­ lo expreso Juan cuando comprendió la verdadera misión de Cristo en la tierra, lo podemos ver en la Biblia en Juan 1:29 donde dice El siguiente dí­a vio Juan a Jesús que vení­a a él, y dijo: He aquí­ el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Mirando a Jesús que andaba por allí­, dijo: He aquí­ el Cordero de Dios. Fue en ese momento cuando Juan presento a Jesús como el Cordero que Dios habí­a elegido para el sacrificio que salvarí­a al mundo del pecado.

Desde antes de la fundación del mundo, Jesús, cordero de Dios ya estaba destinado a ser el Salvador del Mundo ya que el seria ese cordero sin mancha y sin ninguna contaminación con el que se podrí­a limpiar al mundo de sus pecados.

La Biblia dice, que después de muchos años de haber ocurrido su resurrección, Jesús, cordero de Dios se le apareció al apóstol Juan en la isla de Patmos donde allí le reveló todo lo que estaba por venir en los tiempos postreros. Dios ya tenía en sus planes desde la eternidad, que Jesús sería el que salvaría a la humanidad, y vemos que Jesús es el cordero limpio y puro, digno de gloria, toda honra, digno de alabanza; textualmente lo vemos en el siguiente versículo de Apocalipsis 5:13: “Y oí también que todas las cosas creadas por Dios en el cielo, en la tierra, debajo de la tierra y en el mar, decían: «¡Al que está sentado en el trono y al Cordero, sean dados la alabanza, el honor, la gloria y el poder por todos los siglos!»”

En la antigüedad, se utilizaban corderos, cabras, palomas y ofrendas de granos y aceite para para la expiación o limpieza de los pecados. Esto quiere decir, que la gente, después de cometer cualquier pecado, se dirigía a los sacerdotes elegidos por Dios y le ofrecían en el altar un sacrificio u/o/u ofrenda por el pecado o acto maligno cometido, incluso, también se hacían ofrendas y sacrificios buscando sanación de enfermedades como enfermedades de la piel (lepra) y otras secreciones. También se hacían sacrificios y ofrendas para la purificación de las casas e incluso de las ropas del pueblo. Todo estas instrucciones las dejo el Señor Dios a sus sacerdotes para que su pueblo elegido estuviese puro, sano y salvo. Pero el corazón humano, a pesar de estas instrucciones, desobedeció a Dios y aun siguiendo estas leyes, el pueblo seguía pecando y no cambiaba su forma de pensar ni tampoco cambiaban sus corazones para Dios. Eso, aún en la actualidad sucede, es por ello que Dios uso a Jesús como la mejor ofrenda, el mejor sacrificio, puro y santo para reestablecer la relación Dios/humanidad, ya que Dios no se acerca dónde está el pecado.

Satanás creí­a que no existirí­a un cordero de tal característica como para poder limpiar la gran mancha del pecado de la humanidad, pero Jesús, cordero de Dios, lo venció completamente cuando se decidió a entregarse para morir en sacrificio por todos nosotros.

Lo que Jesús, cordero de Dios hizo por nosotros es digno de agradecimiento por siempre y es por eso que ahora decidimos entregarles nuestras vidas ya que él es quien nos redimió en el sacrificio en esa cruz.

Jesús, cordero de Dios inmolado se llevó en esa cruz todos nuestros pecados y gracias a El hoy recibimos la vida eterna y en abundancia, solo nos resta obedecerle y honrarlo como nuestro Señor y Salvador.