Jesús con varios niños

Jesús con varios niños
5 (100%) 1 vote

A Jesús siempre le encanto que los niños se acerquen a él, en esta imagen de Jesús con varios niños podemos ver representadas la pasión que el siente por estos pequeños tan humildes y sencillos de corazón. En muchas ocasiones la Biblia nos muestra como Jesús nos compara con niños y nos pide que seamos como ellos para poder depender siempre de Él y no que nuestro orgullo nos aleje del verdadero sentido de la vida.

La Biblia nos afirma lo siguiente de la boca del mismísimo Jesus:

Entonces dijo: —Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.” Mateo 18:3

En la imagen pintada se puede ver como Jesús con varios niños comparte su tiempo, seguramente les contarí­a sobre sus historias y sobre todo lo que él tiene para ellos, les brindarí­a su amor y cobijo para que se sientan protegidos y los admirarí­a por tener esos espí­ritus tan limpios y puros.

Ver esta imagen de Jesús con varios niños me recuerda el pasaje bí­blico de San Marcos 10:14 donde Jesús dice “Dejad a los niños venir a mí­ y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios”. En aquel tiempo se creí­a que para Jesús sería una molestia que los niños corran hacia él y jugueteen a su alrededor, pero él lo dejo muy claro y les pidió a los apóstoles y a las personas que le rodeaban que permitan que los más pequeños puedan acercarse a Él.

Pero este pasaje también nos llama a nosotros a purificar nuestras almas y corazones para poder ser como niños, así­ como lo ilustra esta imagen de Jesús con varios niños, tenemos que ser tan humildes como ellos para poder entrar en el Reino de Dios.

Pero como es que seremos niños otra vez, no podemos entrar al vientre de nuestras madres y nacer y ser niños otra vez, es lo que preguntaban las gentes, pero Jesús se refería a un renacimiento de carne, sino hacer de nuevo nuestro espíritu, nuestras mentalidad y nuestra forma de vivir. Así como un niño/a es obediente, dependiente de sus padres, tierno, sin rencor, lleno de amor, así mismo es el llamado que nos hace el Señor Jesucristo a nosotros.

Nuestro Padre Eterno (Dios) espera que cada uno de nosotros seamos totalmente dependientes de Él, pero más allá de eso, quiere que realmente aceptemos que sin Él no podemos hacer nada; así lo afirma su Palabra en Juan 15:5:

Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.

El Señor nos llama a permanecer y estar junto a Él en cada momento de nuestras vidas, así como un niño que no suelta la mano de su madre o padre en las calles, de la manera tenemos que estar tomados de la mano poderosa de Dios para que guie cada uno de nuestros pasos porque somos niños y somos torpes y débiles sin Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *