Jesús con una niña

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Jesus con una niña
Jesús con una niña
¿Qué te parece?

La imagen de Jesús con una niña nos llena de ternura y amor, más aun a personas como yo que tenemos una niña pequeña cerca y el saber que, aunque esta sea solo una imagen ilustrativa, es verdad que El cuida así­ de cada una de ellas nos da una inmensa paz.

Pero de la misma manera que vemos a Jesús con una niña también podemos verlo con niños varones, ya que él no hace acepción de personas, delante de sus ojos todos somos iguales y mucho más cuando se trate de niños. El mismo dijo que permitan que los niños se acerquen a El porque de ellos será el Reino de los Cielos.

Si comenzamos a imaginar cómo es Jesús con una niña o un niño, no alcanzarí­an las palabras para describir todo ese amor y esa dulzura con la que los trata. Hablamos en presente, porque aunque ahora nuestros ojos naturales no puedan ver a Jesús, Él está Vivo y sigue queriendo que los niños se acerquen a Él para que puedan compartir toda una vida juntos.

Es la tarea de los padres acercar a sus hijos a Jesús, algunas personas creen que lo mejor es esperar a que ellos sean grandes y ellos mismos decidan que hacer, pero ¿Por qué permitirles que vayan a tomar un camino equivocado con todas las consecuencias que esto tiene?

Al imaginar a Jesús con una niña o un niño ¿No te gustarí­a que fuera tu hijo?

Es la mejor manera que tienes de expresar todo tu amor por tu hijo, instruyéndolo en el camino de Jesús ya que es el único que puede darnos la felicidad verdadera.

Así nos lo enseña la Biblia en Proverbios 22:6: “Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.

La instrucción por medio de la Palabra de Dios es sana, pura y de edificación tanto física y espiritualmente ya que están todas y cada una de las enseñanzas para salir triunfantes ante cualquier situación de la vida. Es importante, que así como Jesús nunca rechazo a los niños, así mismo, los padres no debemos permitir que sus corazones y mentes se aparten de Dios ya que Él es la fuente de vida y sabiduría.

Como padres, el Señor nos da una clara instrucción con respecto a sus ordenanzas y mandamientos: “Por lo tanto, comprométete de todo corazón a cumplir estas palabras que te doy. Átalas a tus manos y llévalas sobre la frente para recordarlas. Enséñalas a tus hijos. Habla de ellas en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” (Deuteronomio 11:18-19 NTV).

Ya el Señor Jesús lo dijo: “Y cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí; mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le sumergiese en lo profundo del mar.” (Mateo 18:6). Por eso, podemos estar completamente seguros de que nuestros hijos estarán protegidos por el poder del Altísimo ya que estamos enseñándoles lo que Él nos mandó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *