Jesús con un becerro

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
¿Qué te parece?

El artista que pinto esta obra dibujo a un hombre que representa a Jesús con un becerro entre sus brazos. Este pequeño e indefenso animal se encuentra entre los brazos del Salvador seguramente muy seguro sabiendo que El no permitirá que nada malo le suceda. Al igual que este becerro, nosotros cuando nos entregamos a los brazos del Señor podemos estar tranquilos y vivir confiado de que El estará a nuestro cuidado siempre. Juan 10:27-28 dice: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Cuando vemos a Jesús con un becerro podemos darnos cuenta que el artista pinto a este hombre que representa a Jesús con su mirada dulce fijada en el pequeño animal. En la Biblia, Jesús nos promete que nos guardara como a las niñas de sus ojos y así­ como él tiene sus tiernos ojos sobre este becerro, así­ también cada dí­a y en todo momento El mantiene sus ojos atentos a nosotros. Juan 10:14  dice: “Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen,”. También vemos en el libro del profeta Isaías otra expresión del cuidado del Señor para con su rebaño: “Como pastor apacentará su rebaño; con su brazo recogerá los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.” Isaías 40:11.

La imagen de Jesús con un becerro despierta mucha fe en todos nosotros ya que reflexionamos como Jesús cuidarí­a de ese becerrito y pensamos en que si cuida del ¿Cómo no va a cuidar de nosotros? Si el ya dio su vida por nosotros, es claro que ahora no permitirá que nada malo nos alcance. “Sepan que El, el SEÑOR, es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo Suyo somos y ovejas de Su prado.” Salmos 100:3. Definitivamente, a Dios le pertenecemos, cuando Él nos escoge, no hay nada que nos aparte de su mano poderosa, solo nuestra misma decisión es la que puede alejarnos de Él porque Él nunca se ha alejado de nosotros. Dios está presente en cada momento de nuestras vidas y aun sin conocerle, en muchas oportunidades nos ha salvado de peligros y calamidades, con el fin de que le miremos y reconozcamos que gracias a su poderío y majestad somos salvos. Ya lo afirma su Palabra: “Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento.” Santiago 1:17

Eso nos quiere decir que Dios estuvo, está y estará en cada paso de nuestras vidas ya que Él es omnisciente y omnipresente.

Jesús con un becerro es una obra muy linda que, aunque no sabemos quién la pinto, podemos estar seguros de la confianza que el artista tenía en Cristo y en su protección divina. “Y bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré” Genesis 12:3.

Si Dios promete hacer justicia por nosotros, así­ que no tenemos nada de qué preocuparnos. El camina delante de nosotros como poderoso gigante si le creemos, le amamos y le obedecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *