Jesús con un bebé

Jesús con un bebé
3.3 (65%) 4 votes

¡Qué hermosa imagen de Jesús con un bebé! Aunque solo se trate de una obra artí­stica, podemos tener la certeza de que con la misma dulzura y ternura que Jesús toma al bebe en el cuadro, así­ también toma a cada niño que viene a este mundo.

Es que es claro, al ver la obra de su Padre no debe haber persona más feliz que Jesús con un bebé sabiendo que tiene un gran plan en esta Tierra y cubriéndolo con bendiciones y su eterna protección divina.

La Palabra de Dios nos revela el amor incomparable que tenía y aún tiene Jesús por los más pequeños. En la Biblia encontramos ese hermoso momento cuando Jesús, como un verdadero superhéroe les dice a sus discípulos que no obstaculicen el paso de los niños a su presencia.

Esto lo vemos en Marcos 10:14: “Cuando Jesús vio lo que sucedía, se enojó con sus discípulos y les dijo: «Dejen que los niños vengan a mí. ¡No los detengan! Pues el reino de Dios pertenece a los que son como estos niños

No solamente abrió el camino para los niños, sino que dio una lección a los adultos allí presentes, ya que si no somos niños que buscan de corazón la presencia de Jesús, con amor genuino, con ternura y dependencia de Él no podremos ver ni entrar en el reino de Dios.

Cuando el bebé llega al mundo es la tarea de sus padres poder cuidarlo y guiarlo en el camino del Señor. ¡Qué importante es cubrir a cada dí­a al bebé con las bendiciones de Dios! La lengua es la pluma con la que escribimos el futuro por lo que es necesario que a cada dí­a se declare la Palabra de Dios y sus promesas sobre la vida del pequeño. Para que así­, como se ve en la imagen de Jesús con un bebé, también Jesús pueda tener en sus brazos a tu niño.

Proverbios 22:6 nos dice: Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán”. Esa es una orden directa del Señor para todo aquel que le ama la obedezca. Darle amor a un niño es bueno, alimentarlo, cuidarlo, protegerlo, son cosas que podemos darles como padres, pero lo mejor que podemos hacer es darle a conocer a Dios, creador de la vida, creador del amor. Haciendo esto, las bendiciones y sabiduría del Señor inundaran al niño/a y también a sus padres.

Para poder guiar a un niño en el camino del Señor se necesita conocer los principios divinos que Dios estableció para funcionar en la Tierra con su favor. Su Palabra nos dice en Deuteronomio 6:5-7:

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego. Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”

Si sus padres conocen y funcionan bajo estos principios podrán instruir a sus pequeños fácilmente y así­ tener la certeza y absoluta tranquilidad de que Jesús los va a tener en sus brazos siempre como la imagen de Jesús con un bebe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *