Jesús con sus discípulos

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Jesus con sus discipulos
Jesús con sus discípulos
5 (100%) 1 vote

La Biblia nos cuenta muchos relatos de Jesús con sus discí­pulos, la verdad es que a la mayorí­a de nosotros nos hubiera encantado haber podido estar al lado del Maestro mientras él estaba en la tierra. Igualmente ahora somos felices de saber que el resucito, está vivo y camina al lado de nosotros cada dí­a.

Igualmente muchas personas todaví­a no llegan a tener una relación tan profunda como la tenía Jesús con sus discí­pulos. Quizás el seguir con una vida de pecados, el rencor por alguien, la falta de confianza, la entrega a medias, la desobediencia o el olvido del servicio son algunas de las cuestiones que se interponen entre Jesús y ellos. Es importante poder examinar nuestras vidas para arreglar cualquier detalle que vaya en contra de la Palabra de Dios para que no haya barreras en el medio, como no las habí­a en la relación de Jesús con sus discí­pulos.

Jesús mismo dio algunas características que debe tener o hacer un verdadero discípulo suyo, y nos lo dejo reflejado en su Palabra:

  • Mateo 19:29: “Y cualquiera que dejare casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces tanto, y la vida eterna tendrá por heredad”
  • Mateo 10:37: “El que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí.”
  • Lucas 9:62: “Pero Jesús le dijo: Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios.”
  • Mateo 16:24: “Luego Jesús dijo a sus discípulos:«Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz y seguirme.”
  • Lucas 14:33: “Así que no puedes convertirte en mi discípulo sin dejar todo lo que posees.”
  • Lucas 14:26: “«Si quieres ser mi discípulo, debes aborrecer a los demás —a tu padre y madre, esposa e hijos, hermanos y hermanas— sí, hasta tu propia vida. De lo contrario, no puedes ser mi discípulo.”
  • Juan 12:25: “Si ustedes consideran que su vida es más importante que obedecerme, no tendrán vida eterna. Pero si consideran que su vida en este mundo no es importante, y me obedecen, entonces tendrán vida eterna.”

El Señor nos dice con todo esto, que Él debe ser el primero en nuestras vidas por encima de todo, no se trata de que despreciar o hacer a un lado a tu familia terrenal o tus bienes, sino que estos no pueden ser más importantes que la obediencia y el amor a Dios; Él tiene el control de todos nuestros asuntos, bien sea familiares, económicos, o cualquier ámbito de la vida; solo basta en creer y confiar en él, así como lo hicieron sus discípulos.

Ellos fueron personas que le creyeron y por eso le obedecí­an en todo, recuerda que la obediencia es la demostración de creer, quien no obedece es porque no cree. Ellos dejaron todo por seguirle y poder servirle. Se entregaron por completo y de cada uno de los sucesos que vivieron Jesús con sus discí­pulos aprendieron algo nuevo y tuvieron una recompensa invaluable que en la tierra nunca la habrá.

En algunas ocasiones donde estaba Jesús con sus discí­pulos podemos ver que ellos también tení­an errores, eran personas como todos nosotros. Ellos no hicieron la diferencia por ser perfectos, fueron elegidos por ser obedientes. Dios no elige a personas perfectas, perfecciona a quien elige.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *