Jesús con sus apóstoles

Jesús con sus apóstoles
3.5 (70%) 2 votes

Al leer la Biblia nos damos cuenta de cuan diferente era Jesús con sus apóstoles que con las demás personas que le seguí­an. Cuando Jesús caminaba por la tierra moví­a multitudes, eran muchas las personas que lo seguí­an por sus milagros y manifestaciones. La Biblia nos cuenta sobre muchas situaciones donde Él se encontraba rodeado de una gran cantidad de personas a las que hablaba, sanaba o enseñaba por medio de parábolas. Pero en cambio, Jesús con sus apóstoles tení­a una relación más especial.

Jesús con sus apóstoles compartí­an momentos más í­ntimos ¡Que privilegio habrá sido poder estar sentado junto con el Maestro! Aunque Jesús lo seguí­a mucha gente para recibir de sus milagros, los apóstoles eran personas especiales para él. Pero ¿Qué hacia la diferencia? Justamente que los apóstoles no seguí­an a Jesús solo para recibir de él, sino que le entregaron su vida siguiéndolo por puro amor para aprender de Él y poder cumplir la misión que él les dejo en la Tierra.

A pesar de sus dudas o fallas que tenían, su fidelidad para con Jesús era firme. La Biblia nos relata de un momento importante de la vida de Jesús, donde él se encontraba reunido con sus apóstoles y mucha multitud en una sinagoga. Allí, Jesús les dice “Yo soy el pan verdadero que descendió del cielo. El que coma de este pan no morirá – como les pasó a sus antepasados a pesar de haber comido el maná- sino que vivirá para siempre” (Juan 6:58). La Biblia detalla que muchos de los presentes no entendían y se quejaban, pero Jesús sabía lo que pensaban sus discípulos; ellos no entendían que sin Jesús no se puede obtener la salvación, nadie llega al Padre si no es por medio de Jesús. Entonces nos encontramos con esta palabra que les dijo: “Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida…” (Juan 6:63). Pero aun después de dicho esto, muchos, aun siendo discípulos no creyeron y se fueron, apartándose de Jesús. Entonces, en su inmensa sabiduría el Señor Jesús les pregunta a sus apóstoles: “¿Ustedes también van a marcharse?”, a los que Simón Pedro, en representación de los doce le dijo: “Señor, ¿a quién iríamos?, solamente tú tienes palabras que dan vida eterna.

Aquí, a pesar de la situación adversa, del el rechazo de muchos, sus doce apóstoles fueron fieles a Jesús.

¿Quién no quisiera poder tener una relación similar a la que tení­a Jesús con sus apóstoles? ¿Te conformas con ser uno más del montón o quieres convertirte en un ser especial para Jesús? Ellos honraron a Jesús y por eso Dios también los honro. Ellos priorizaron a Jesús y por eso él también los puso en primer lugar. Ellos atendieron las necesidades de Jesús y por eso él también los atendió a ellos.

Si quieres conseguir una relación como la que tenía Jesús con sus apóstoles no lo busques solo por sus milagros, él tiene mucho para darte pero Él es mucho más y todaví­a sigue buscando personas que le entreguen su vida para cumplir sus planes en la Tierra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *