Jesús caballero celestial

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+3Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Jesus caballero celestial
Jesús caballero celestial
2 (40%) 2 votes

Hermosa foto de Jesús como caballero celestial, inspiradora imagen que te hará sentir que estás realmente a salvo y nada te puede derribar teniendo Jesús siempre a tu lado, como caballero y guerrero personal. Su hermoso caballo blanco representa el dominio que el mundo sabe que existe.

No podemos saber ni el día ni la hora de su segunda venida, ni siquiera los ángeles del cielo lo saben, y ellos están cerca de Dios dándole alabanzas. La hora y el momento de su retorno solo lo sabe Dios Padre, Jehova de los ejércitos celestiales.

El libro de apocalipsis nos revela cómo será la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. Apocalipsis 19:11-13 nos dice: “Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra. Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El. Y esta vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios.”

Podemos comprobar que el Verbo de Dios es Jesús en el libro de Juan 1:14 que nos dice: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”

Ese mismo Verbo, el mismo Jesús que vino a la tierra para morir por nosotros, es ese mismo que volverá, en su caballo blanco con todo su esplendor y su ejército escogido le acompañara a juzgar la tierra.

Pero, no es necesario esperar los últimos días, o el día de su segunda venida para ver su majestuosidad. Solo basta con mirar al cielo, ese inmenso cielo infinito, ese que no alcanza la mirada, pues mucho más inmenso es el reino del Señor.

En los tiempos antiguos, las personas no se trasladaban en autos, sino en caballos. Los reyes, soldados élite, o personas de mucha importancia andaban a caballo. Esto, deba muestra de su autoridad, de su seguridad, de fortaleza y valentía. Esa misma gallardía se mostraba en las guerras cuando los jinetes cabalgaban hacia la victoria, contra obstáculos y temores, contra el enemigo.

Así mismo, con esa misma autoridad, fortaleza, seguridad, valentía y gallardía el Señor Jesús pelea nuestra batalla, ya que suya es la victoria.  Podemos ver cómo nos rescata ese valiente guerrero fuerte y poderoso, invencible y valeroso. Podemos sentir el poder de su presencia en nuestras vidas cuando nos arrodillamos a Él.

Sí, nosotros también podemos ser guerreros de su ejército, y aunque podemos vencer muchos obstáculos, tenemos que siempre recordar que nuestra fuerza no está en nuestra humanidad, no está en los hombres, sino que viene de Jehová de los ejércitos, de nuestro capitán Jesucristo, el cual va delante de nosotros como poderoso gigante. Y aunque nuestra armadura se desgaste, nuestro escudo este hecho trizas, y nuestros pasos sean cada día más pesados, nuestro amado rey y capitán, Jesucristo, renovara nuestras fuerzas como un búfalo y tendremos la victoria para su gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *