Jesucristo y un niño

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook24Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Jesucristo y un niño
¿Qué te parece?

Al ver esta imagen que representa a Jesucristo y un niño, lo único que puede pasar por nuestras es en ¡Que niño tan pequeño y bonito! Pero ¿A quién no le causa ternura ver un a un niñito así­? ¿Quién podrí­a ser malo con un pequeñito como él?

¿Te imaginas como sería la relación entre Jesucristo y un niño? Si hasta la persona más mala se ve conmovida por un niño pequeño, aun mucho más El que es tan bueno y tan lleno de amor.

Dice la Biblia en Mateo 7:11 “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” Entonces si nosotros queremos darle lo mejor a nuestros hijos siendo hombres, piensa en todo lo que Jesucristo y un niño pueden llegar a lograr y seguramente llegaras a la misma conclusión que yo, cualquier padre que tenga amor verdadero por sus niños debe llevarlo a conocer a Jesús y mantenerlo en el camino.

Comprendiendo esto sobre Jesucristo y un niño, entonces también podemos tomarlo de ejemplo para nuestras vidas aunque seamos adultos. Jesús nos manda a ser como niños, a tener el corazón limpio y a ser humildes, si llegamos a esta condición también podremos llegar a tener la misma conexión que tienen Jesucristo y un niño. Sería bueno comenzar a ser humildes reconociendo que separados de El no podemos hacer nada y mantener nuestros pensamientos limpios como cualquier niñito.

De la misma manera. El Señor quiere que nuestra relación, en nuestra humanidad con Dios sea como esta imagen, tierna y llena de amor. La Palabra de Dios nos dice en Mateo 18:3 “Entonces dijo: —Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.

También en otro pasaje de la Biblia encontramos: Les digo la verdad, el que no reciba el reino de Dios como un niño nunca entrará en él” Marcos 10:15

Vemos como el Señor Jesús nos insta a ser constantemente como niños, tanto para entrar en el reino de los cielos como para recibir el reino de los cielos.

Los niños cuando reciben algo se alegran de corazón y son felices hasta con el más simple de los regalos, de la misma manera, al recibir la buena dadiva de Dios tenemos que alegrarnos ya que el mayor regalo es la vida que nos da con cada día que nos permite vivir en su misericordia.

Los niños no piensan en pecar, sino que buscan constantemente ayuda y protección de sus padres, así mismo, debemos ser dependientes de nuestro Padre Celestial en todo momento, pedir siempre en oración que guie nuestras vidas, que nos muestre con su luz el camino que es mejor para nosotros, que nos ayude a tomar las mejores decisiones y está en nosotros el deber de apartarnos del pecado y la maldad, así como son los niños.

Dios como Padre eterno quiere tenernos en su reino, sigamos el ejemplo y el consejo de Jesús Hijo de Dios día a día para ser esos hijos obedientes que estarán en la gloria de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *