Jesucristo posando

Jesucristo posando
¿Qué te parece?

Esta obra de arte que ilustra a nuestro Salvador tiene una caracterí­stica muy peculiar, se puede ver a Jesucristo posando. Creo que el artista que creo esta pintura debe haber comprendido toda la humanidad que Jesús tuvo como hombre en esta Tierra ya que al dibujar a Jesucristo posando quiere expresar que él pudo haber sido como cualquier otro hombre, pero el decidió someter su voluntad a la del Padre y así­ poder cumplir su propósito en la Tierra.

Para Jesús tampoco debe haber sido fácil luchar contra todas las tentaciones y contra la misma naturaleza del hombre, pero Él lo hizo, dejo todo atrás por seguir el plan que el Padre habí­a ideado. En esta obra que representa a Jesucristo posando, quizás el artista quiso pintarlo en un momento de oración o meditación. Debe haber pasado muchos momentos así­ ya que la oración en su vida era clave para poder vencer todo y así­ también en otros ratos habrá meditado sobre este plan, quizás no lo entendí­a pero confi­ó en el Padre sabiendo que sería lo mejor.

Podemos pensar en esta  imagen de Jesucristo posando, como expresión de Jesús al demostrar en silencio la forma de pensar y meditar las cosas con el Padre. Jesús oraba de día y de noche; en la Biblia se nos muestra las muchas veces que Jesús oraba muy de mañana al Padre, aun cuando no salía el sol. Investigaciones teológicas de muestran que Jesús oraba entre las 3 y 4 de la mañana, hora en que las huestes de satanás realizan sus actos malignos. Al orar, el Señor Jesús se retiraba de la gente, buscaba estar en tranquilidad y sin interrupciones para así no romper la comunión y la oración a Dios.  Una de las más conocidas aun por los no cristianos, fue momentos antes de su muerte en el monte Getsemaní o también llamado el monte de los olivos; le pidió a tres de sus apóstoles, Pedro, Juan y Jacobo que oraran y velaran ya que la hora de su muerte estaba cerca. Fue entonces cuando Jesús se alejó de ellos y oraba sin cesar al Padre diciendo: “Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” (Lucas 22:42).

Con esto, el Señor nos da una gran enseñanza, no solo en momentos difíciles en nuestra vida debemos orar al Padre, sino en todo momento siendo agradecidos por todo y en todo.

Pensar en un Jesucristo posando de esa manera, pensamos en que si para él tampoco fue fácil ir a la cruz pero lo hizo igual, ¡Que grande fue su amor por nosotros! Algunos creen que Jesús fue a la cruz como afición, pero ya los vimos anteriormente,  la misma Biblia cuenta que El pregunto al Padre si podí­a pasar esta copa, pero rápidamente le indico que se haga su voluntad y no la de él. Quizás estaba Jesucristo posando, o mejor dicho en un momento de meditación cuando estas ideas cruzaban por su cabeza pero él puso por encima la voluntad del Padre y por eso resucito y hoy está sentado a la diestra de El en lugares celestiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *