Jesucristo nuestro pastor

Jesucristo nuestro pastor
¿Qué te parece?

Jesús, el buen pastor. Hay una canción muy conocida por algunas personas la cual dice: “decía el buen pastor, el que me siga nada le faltará”.

Podemos comprobar que esto es cierto a la luz de la Biblia. Pero antes, veamos porque Jesús escogió precisamente la profesión de un pastor; ¿Por qué no la de un herrero, o la de un carpintero? Bueno, en los tiempos Jesús, el pastoreo de ovejas era una de las actividades, o si se quiere, profesiones más conocidas y ejecutadas en toda la nación Hebrea.

El Señor Jesús, toma con gran sabiduría de Dios el ejemplo de esta profesión para dar un mensaje claro para muchos pero también confuso para otros; a estos muchos mensajes, ejemplos y predicas, la Biblia  nos lo da a conocer como parábolas, y estas solamente serían reveladas a quien Dios le placiera revelarlas.

La profesión del pastoreo es muy noble, ya que implica una gran responsabilidad de una sola persona guiando a muchas ovejas. Las ovejas de por si son torpes, y tienen a cansarse y perderse muy fácilmente; es entonces cuando el pastor debe cuidar y vigilar en todo momento de ellas, curarlas si están heridas, guiarlas de nuevo al rebaño y mantenerlas siempre unidas hasta llevarlas a un lugar seguro.

Jesús, toma para si este ejemplo y se identifica a sí mismo como un pastor y a los que le siguen como sus ovejas. Claramente lo vemos en la Biblia en el libro de Juan, capitulo 10 versículos 26 al 27: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” También podemos seguir confirmando que Jesús es el buen Pastor cuando dice en su Palabra: “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen” (Juan 10:14).

Vemos entonces que Jesús era el pastor de aquellos que le seguían y no solo de aquellos, sino también los que en la actualidad le siguen de corazón.

Cuando hablamos de Pastor, se puede asociar con la palabra líder o líderes y Dios uso a muchos “líderes” para hacer su obra divina. Vemos el caso de Abraham, que guío a su familia  a la tierra que el Señor le prometió y lo hizo padre de las naciones (Génesis 12:1). También tenemos a Moisés, que guio al pueblo Hebreo a salir de la esclavitud de Egipto (Éxodo 14: 13-31). Tenemos al pastor de ovejas, David, el cual siendo Joven con tan solo 5 piedras y una honda logro vencer al gigante Goliat (1 Samuel 17:40-58),  y además de ello fue el rey de Israel. El Señor hizo de David el rey de su nación y lo guio a muchas victorias porque Jehovah iba delante de ellos.

Ya lo dijo David en los Salmos: “Jehová es mi pastor; nada me faltará” (Salmos 23:1).

Desde la creación, El Señor Dios siempre ha querido guiar con buen pie nuestras vidas, y ahora que tenemos a Jesús, su Hijo, podemos caminar confiados siguiendo sus pasos, en obediencia y amor. Les dejamos esta imagen de  Jesucristo, apoyado con el bastón de pastor, pastor de su rebaño, pastor nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *