Jesucristo dando bienvenida

Jesucristo dando bienvenida
¿Qué te parece?

Cada vez que recuerdo lo que Jesús hizo en esa cruz por nosotros, puedo visualizar una imagen muy similar a esta, a Jesucristo dando bienvenida.

En el antiguo testamento habí­a una cortina que separaba a los judí­os del Lugar Santí­simo por lo que ellos no tení­an libre acceso a la presencia de Dios, necesitaban de algún sacerdote que sea el mediador de sus oraciones y ofrendas. Era el pecado del primer Adán el que habí­a separado a la humanidad del Padre, pero llego Jesús nuestro Salvador para llevarse nuestros pecados y dejarnos un acceso libre a la presencia del bendito Dios.

Desde ese momento siempre estuvo Jesucristo dando bienvenida a aquellas personas que quieran buscar de la presencia de Dios. Con Jesucristo dando la bienvenida podemos acceder a esa presencia en cualquier momento del dí­a y en cualquier lugar, ya no existe ninguna cortina que nos lo impida. Jesucristo dando la bienvenida ha terminado con cualquier barrera que se interponga en medio de nosotros y el Padre por lo que ya no necesitamos ningún mediador, Dios escucha nuestras oraciones de petición y agradecimiento directamente.

Jesucristo nos da la bienvenida al trono de la gracia, nos espera con mucho amor para darnos a conocer al Padre siempre y cuando sigamos el camino que camino Jesús recorrió y estemos en obediencia y amor a los mandatos de Jesús. Recordemos que no somos salvos por cumplir la ley, sino por la misericordia y el amor de Dios que envió a su único Hijo a morir por nosotros.

Jesús nos dice en la Palabra: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre si no es por medio de mi”. Entonces, podemos comprender que para llegar al Padre, primero tenemos que aceptar a Jesús como único Señor y Salvador ya que él es “la vida y la resurrección”, lo segundo es seguir sus pisadas de buen maestro, sus enseñanzas y mandamientos; vivir cada día en agrado y obediencia a Jesús. Quizá en al caminar por el camino que Jesús nos trazó tengamos debilidades, y sí, es muy probable que caigamos, que se nos agoten las fuerzas para caminar o sencillamente no caminemos mas con Jesús; pero, recordemos que si tenemos fe y amor a Dios, Dios mismo nos dará las fuerzas para levantarnos una vez mas. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13), si creemos esto, tengamos por seguro que nuestra victoria esta asegurada ya que la victoria es en Cristo. Recordemos que Jesús es nuestro abogado en el cielo y esta dispuesto a defendernos ante cualquier acusación  del enemigo, así que si caemos, pues expongamos nuestro caso a Cristo y él nos dará la fuerza y sabiduría para levantarnos y continuar su camino; “esforcémosnos y seamos valientes” en seguir el camino de Cristo para que Jesús nos de la bienvenida.

Es maravilloso pensar todo lo que hizo Jesús por nosotros, gracias a el ahora podemos hablar cara a cara con Dios. Después de reconocer a Jesucristo dando la bienvenida ya no podemos dejar que la vida pecaminosa o la incredulidad arruinen lo que Jesús hizo por nosotros, tenemos que luchar contra todo esto y salir victorioso para la gloria de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *