Hijos de Dios

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook184Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Hijos de Dios
Hijos de Dios
5 (100%) 1 vote

Todos somos creación de Dios, pero solo pueden ser llamados Hijos de Dios quienes aceptan a Cristo en su corazón y nacen de nuevo en el Espíritu. Nadie puede ser hijo sin nacer primero. En el libro de Juan capítulo 3 versos del 1 al 14  nos narra el encuentro de Jesús con un fariseo llamado Nicodemo, en el cual Jesús le dice que para entrar en el reino de Dios se debe nacer de nuevo; el fariseo preguntaba ¿Cómo es posible esto? ¿Cómo puedo volver al vientre de mi madre y nacer otra vez? Pero Jesús le dijo: “… el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.

Nos es necesario entonces, para ser hijos de Dios, renovar o hacer nacer de nuevo nuestro espíritu en Cristo y para ello debemos creer en ese reino espiritual del Señor aun cuando no se pueda ver. No se trata de ver para creer, se trata de creer para poder ver.

Aun así, ninguno de nosotros nunca podríamos merecer esto, pero es tanto el amor de Dios hacia nosotros que nos ha adoptado como sus hijos. Dice la Biblia: Mirad, cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios (1 Juan 3:3) ¿Sabes todo lo que esto significa?

Muchas personas se hacen llamar hijos de Dios, pero realmente no están viviendo como tales. Tienen complejos de inferioridad, sufren de temores, viven enfocados en las cosas del mundo, sienten que están solos, viven enfermos, se conforman con la pobreza, viven según su voluntad, no hacen la voluntad de Dios y otras tantas penas; aquellos son los llamados hijos del diablo que nos dice la Palabra: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.” 1 Juan 3:8-10.

Los verdaderos hijos de Dios, saben que tienen como Padre al Todopoderoso, al Dueño de la plata y el oro, que están cubiertos por sus alas y que por todo su amor envióo a su hijo Jesús, ahora nuestro hermano mayor, quien se llevó en la cruz todas las enfermedades y maldiciones.

Siendo hijos de Dios ¿Puede vivir como un derrotado? ¿Puedes tener temores? NO. Tienes el Poder y la Autoridad que Dios, tu Padre, te dio para frenar a la enfermedad, estar protegido, vivir en prosperidad financiera, tener sabiduría, paz, gozo, y muchísimas cosas hermosas en Cristo. Usen la Palabra, declárenla con toda la autoridad que tienen y vívanla como hijos de Dios, así verán nuevas realidades en su vida.

Es necesario que revisen su imagen interior, tomen conciencia de todos los beneficios que tienen como hijos de Dios (obviamente no olviden sus responsabilidades) y manifiéstense como lo que son. Demuéstrenle al mundo que tienen el mejor Padre y que ellos también lo pueden tener si se entregan a Cristo, que es el único camino verdadero hacia Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *