Saltar al contenido

El poder de Dios

El poder de Dios
2.7 (53.33%) 3 votes

No hay nada más grande en el mundo que el poder de Dios, un relato hermoso fue cuando Dios hablo con Abraham y su esposa Sara indicándole que pronto ellos tendrían un hijo propio y que ese descendiente seria bendecido. El problema de esa pareja era que ellos tenían una edad muy avanzada y que Sara era estéril, pero para dios no hay nada imposible, cuando ellos recibieron la noticia que sería padres  Sara sonrió como diciendo eso es imposible. Pero lo que Dios le dijo a Abraham cambio su forma de pensar. El poder de Dios hace maravillas.

El seño a ver como Sara reía, le pregunto a Abraham, que porque ella actuaba así, y su repuesta fue, señor es imposible dar a luz con una edad avanzada. Pero Dios, le dijo el tiempo señalado volverá a ti, el próximo año Sara tendrá un hijo de ambos. Hermoso relato que lo puedes disfrutar con mas detalles en Génesis 18: 13-14.

Cuando Dios salvó a la nación Israel de la esclavitud de Egipto, los israelitas empezaron a quejarse porque no lograban disfrutar de la gran diversidad de alimentos que disfrutaban en Egipto. La respuesta a sus murmuraciones, Dios les prometió dar una alimentación basada en carne durante un mes completo, para que ellos se sintieran cómodos en ese lugar. Hermoso relato que está plasmado en la sagrada biblia en Números 11: 21-22. El poder de Dios hace maravillas.

El señor de los ejércitos realizo un juramento, expresando: lo que he querido, así ha ocurrido, y así lo he proyectado, para incumplir a Asiria en mi tierra y humillarlo en mis montañas. Dios en ese momento deseo que su pueblo este complacido y para ello el decidió darle todo lo que pedían, y así como lo planeo así sucedió. Por eso cuando Dios extiende su mano no hay ejercito más grande que la pueda devolver, si deseas conocer más a fondo esta historia la puedes encontrar en Isaías 14: 21-26.

El cielo hablan maravillas de la gloria de Dios y expresando la obra de sus manos. El día a día se desemboca el habla y por la noche se revela los conocimientos. No hay palabra que Dios no escuche. Por eso sus maravillas se han extendido por todas las naciones del mundo. Si elevas al cielo una oración de corazón pidiéndole a Dios lo que necesites el te escuchara. Te invito a leer el Salmos 19: 1-6.