Saltar al contenido

Cuadro de Jesucristo rezando

Cuadro de Jesucristo rezando
Cuadro de Jesucristo rezando
3 (60%) 3 votes

Este cuadro de Jesucristo rezando, que si bien sabemos que es solo una obra de arte que nos permite visualizar como el artista pensaba que era Cristo cuando rezaba, es muy precioso. La imagen del cuadro de Jesucristo rezando en esta obra de arte refleja amor, sumisión, humildad, pureza, reconocimiento y honra ya que siendo el mismo Dios hecho hombre se arrodillaba ante la presencia del Padre.

Igualmente se cree que Jesús no rezaba, el oraba al Padre. Jesús no hacia repeticiones, sino que tenía tantas cosas para hablar con Dios que deberí­a haber pasado horas orando, hablando con el Padre y recibiendo sus revelaciones para seguir en el camino.

Pero el cuadro de Jesucristo rezando nos recuerda algunas actitudes que debemos tomar nosotros para poder elevar nuestra oración. Actualmente, gracias a Jesús que elimino toda barrera entre el Padre y nosotros, tenemos presencia de Dios en todo momento por lo que podemos hablar con él mientras caminamos, trabajamos, cocinamos, estudiamos, etc. Pero siempre hace falta separar un momento y crear un altar donde podamos doblar nuestras rodillas en sumisión al Padre.

Muchas personas tienen en sus casas algún cuadro de Jesucristo rezando y creen que Dios solo los escuchara si se postran delante de esta imagen, pero la verdad es que su Presencia vive en nosotros en todo momento por lo que podemos hablar con él en cualquier horario y cualquier lugar.

Ver un cuadro de Jesucristo rezando debe sernos de inspiración para recordarnos que no debe pasar un dí­a en que no oremos.

Asi mismo debemos recordar que para que nuestra oración sea escuchada debemos obedecer a Cristo y vivir como vivió él en obediencia al Padre y a la ley de Dios. Claramente nosotros no somos salvos por cumplir la ley de Dios, somos salvos por la gracia y misericordia del Señor Dios, pero eso no quiere decir que obviemos sus mandatos ya que Jesús no los abolió, el vino para que la ley se cumpliera en él y nosotros ser salvos por medio de él (Jesús).

Ya lo dice la Biblia en Proverbios 28:9: “Dios detesta la oración del que no hace caso de la ley.

Antes de preguntar por qué nuestra oración no es escuchada, debemos hacer una reflexión; ¿cómo esta nuestra relación con Dios al momento de orar?, ¿Realmente estamos haciendo lo que a Dios le agrada?, ¿Realmente estamos dejando nuestras vidas y acciones en manos de Dios? Entre tantas otras preguntas que el Espíritu Santo nos revela para hacer una clara revisión de nuestras vidas.

Santiago 5:16 dice: “La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos.” Esto lo dice el apóstol Santiago, que también fue llamado Jacobo el Justo.

Pero, ¿cómo ser justo? Siguiendo el ejemplo de Cristo, orando con fe y obediencia al Padre Eterno, siendo pacientes esperando la respuesta clara en el tiempo perfecto de Dios, haciendo lo que Jesús nos ha mandado a hacer.

Tengamos por seguro, que siguiendo el ejemplo de vida de Cristo, tanto en oración como en acción, tendremos la respuesta del Padre en su tiempo perfecto.