Bautismo de Jesús según Olsen

Comparte esta imágen de JesúsShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0
Bautismo de Jesus
Bautismo de Jesús según Olsen
5 (100%) 1 vote

Gran realismo denota esta pintura de nuestro querido Greg Olsen. Vemos la escena de Jesús recibiendo el bautismo por parte de Juan el Bautista. ¡Preciosa imagen!

Esto en el texto Bíblico lo encontramos en el evangelio de Mateo capítulo 3 desde los versículos 13 al 17. Allí nos encontraremos con el momento cuando Juan (El Bautista) quien mientras predicaba la venida del Señor y reprendía a los que daban la espalda a Dios,  bautizaba a los que se arrepentían de corazón y se volvían a Dios. En ese momento Jesús, el Salvador, se le acerca a Juan y fue tal la impresión de este porque ya había dicho que  no era digno ni de atar el calzado del Señor.

Tal era la humildad, respeto y amor de Juan por Dios que a pesar de que estaba haciendo lo que estaba en los planes de Dios, se consideraba miserable ante su presencia, y es por esta humildad que tuvo el privilegio de ver al Maestro, al Rey de Reyes cara a cara y hasta bautizarle. Aquí se cumplen las escrituras en Lucas 14:11: Porque el que a sí mismo se engrandece, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido”, y en Proverbios 27:2:Que te alabe otro y no tu propia boca; que lo haga un desconocido, no tus propios labios

Si analizamos estos pasajes anteriores podemos y lo llevamos al momento del bautismo de Jesús podemos notar ese privilegio que tuvo Juan que nadie solo él tuvo, bautizar al Hijo de Dios.

Luego Jesús fue de Galilea al río Jordán para que Juan lo bautizara,  pero Juan intentó convencerlo de que no lo hiciera.

—Yo soy el que necesita que tú me bautices —dijo Juan—, entonces, ¿por qué vienes tú a mí?

 Pero Jesús le dijo:

—Así debe hacerse, porque tenemos que cumplir con todo lo que Dios exige.

Entonces Juan aceptó bautizarlo.

 Después del bautismo, mientras Jesús salía del agua, los cielos se abrieron y vio al Espíritu de Dios que descendía sobre él como una paloma. Y una voz dijo desde el cielo: «Este es mi Hijo muy amado, quien me da gran gozo»” Mateo 3: 13-17

 

Podemos ver que la humildad de Juan tuvo ese privilegio de bautizar en las aguas del Jordán a Jesús. Pero, ¿Jesús siendo el Rey de Reyes e Hijo de Dios necesitaba ser bautizado? Quizá nuestra respuesta podría ser “por supuesto que no” pero, Jesús en obediencia al Padre (Dios) no se consideró más que nadie, sino que fue un humano más como nosotros y en obediencia y humildad se bautizó como una persona común y corriente y es por esta obediencia que Dios tuvo complacencia en Jesús.

Ya lo dice la escritura: Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” Filipenses 2:8.

Juan, un claro ejemplo de humildad y Jesús el mayor ejemplo de obediencia, dos personajes que ilustramos en esta hermosa imagen compartiendo una bendición en distinta forma pero provenientes de un solo Dios.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *